La CTA-A Bonaerense exigió justicia por Ayelén

Durante la tarde de ayer se realizó una marcha donde mujeres trans junto a diversas organizaciones reclamaron justicia por el travesticidio de Ayelén Gómez. En el mediodía del sábado fue hallado el cuerpo de una mujer trans debajo de la tribuna sur del Club Lawn Tennis de Tucumán. Según fuentes policiales habría sido golpeada brutalmente y asfixiada, y fue ordenada una autopsia. También indicaron que horas más tarde fue identificada por su mamá.

Ana Fernández de Furia Travesti manifestó: “vinimos para exigir justicia y también que se reglamente el Cupo Laboral Trans. Estamos acá por la cantidad de travesticidios en todo el país. Yo les pido a todas las organizaciones, partidos políticos, que incluyan en los debates de construcción de legalidades que incorporen la palabra de las personas trans, porque no vivimos igual que un hombre o una mujer”.

Hace cinco años Ayelén había denunciado que dos policías la habían secuestrado y abusado de ella. Ayelén había sido estudiante del Bachillerato Popular Mocha Celis en Buenos Aires, donde le habían sugerido que podía continuar sus estudios en el Centro Educativo Trans de Puertas Abiertas en Tucumán, pero nunca llegó a asistir. «Llegó a Mocha Celis entusiasmada y feliz de poder terminar sus estudios. Con mucho esfuerzo y empeño logro terminar el primer año. No pudo continuar con regularidad, pero regresó en varias oportunidades porque se sentía bien compartiendo las meriendas con sus compañeras. Muchas veces mencionó las ganas de ver a su familia y abrazar a su mama Lili y por eso principios de 2017 y con la apertura del Cetrans de Tucuman pensamos junto a su amiga Daniela Mercado que lo mejor era volver con su casa y comenzar alli sus estudios. Ayelen se puso feliz y se fue a retiro con apenas una mochila llena de ilusiones a empezar de nuevo.» manifestaron desde el bachillerato en un comunicado que nos llegó a través del CETrans Tucumán. La vida de las personas trans en Tucumán es muy difícil.

#NiUnaMenos,#NiUnaMuertaMas, además de un grito de bronca y una bandera de organización del movimiento de mujeres y LGTBI reclamando medidas concretas para enfrentar la violencia machista, también es una exigencia de las travestis que viven una realidad de discriminación brutal sin acceso a un trabajo, educación ni salud, una violencia ante la cual ante la cual el estado y los gobiernos nacional y provinciales siguen haciendo oídos sordos.

Alejandra Duró, de CTA-A Quilmes estuvo junto a una decena de militantes de la central en la manifestación

 

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.