La CTA Autónoma repudia la criminal represión sobre familias con niñxs en Lanús

En medio de un mega operativo la policía local de Lanús junto a efectivos de gendarmería reprimieron a 25 familias en barrio Pampa del municipio que dirige el intendente Néstor Grindetti.

Dicho operativo, que aparentemente tenía como fin desalojar a unas precarias casillas que se estaban instalando en el barrio, se efectuó de noche, sin las garantías que la ley dispone ante la presencia de menores y personas en situación de vulnerabilidad. Los agentes policiales no estaban identificados y no tenían orden de desalojo.

Sin mediar palabra, empezaron a tirar balas de goma y gas, incluso en donde estaban los bebes y niños pequeños.

Ante la desesperación, las familias corrieron y se refugiaron en casas vecinas y la policía se metió en ellas violentamente, destruyendo lo que encontraron a su alcance, dejando herida a una señora mayor y llevándose dos personas detenidas a la comisaria tercera de Valentin Alsina: Jonathan Fernando Sanchez y Carlos Alberto Ponce, quienes aun se encuentran privados de su libertad.

Daiana, una de las madres reprimidas organizadas en la MTE-CTEP junto a compañeras y compañeras del barrio, contó que la casilla de chapa que estaban levantando tenía como objetivo ser un lugar para contener la creciente demanda de alimento para niñas y niños del barrio producto de la situación económica generada por el gobierno de Macri, Vidal y Grindeti. “Vinieron primero unos policías a decir que no armemos nada, nos amenazaron con las armas diciendo que nos teníamos que retirar porque si no había una bala para cada uno. Les dijimos que si no tenían un papel de la justicia donde constara la orden de desalojo, no podían hacernos nada porque estábamos con chicos y todo. Se retiraron y volvieron 6 patrulleros, con toda la gente de policía federal, gendarmería y la policía local. Se empezaron a formar, nos empezaron a hablar de mala manera, se hizo una línea de contención para que no avancen, empezaron a disparar y tirar gases lacrimógenos habiendo criaturas y todo”.

“La CTA Autónoma Bonaerense repudia el accionar criminal, ilegal e inhumano de los responsables y exigimos un debido proceso para que se los castigue ejemplarmente. Las organizaciones comprometidas con los derechos humanos no estamos dispuestas a permitir estos atropellos, y no dudaremos en ir hasta las últimas consecuencias hasta obtener justicia, como sucediera la semana pasada con la histórica condena a los gendarmes que reprimieron el año pasado a dos jóvenes en el Barrio Zavaleta de la Villa 1-11-14”, expresó Emiliano Hueravilo, Secretario de Derechos Humanos de la CTA Autónoma Bonaerense.

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.