No más PISA, sí a la Evaluación Social de las Políticas Educativas y los gobiernos

«Ante los cruces entre el PRO y los K por la ubicación de la Argentina en el ranking de las pruebas PISA, desde Alternativa Docente en la Corriente Sindical del MST que integra la Minoría Lila-Multicolor de CTERA, los SUTEBA disidentes, el Consejo Ejecutivo de la Federación Nacional Docente (FND-CTA) y de ADEMyS, afirmamos que se trata de una falsa disputa ya que ambos defienden las pruebas PISA, evaluaciones contrarias a la escuela pública estatal y funcionales a los lineamientos de la OCDE y el Banco Mundial».

«No queremos más PISA, estandarizadas y externas, vendidas por la OCDE ni operativos como el Aprender 2016 que apuntan a crear ranking de escuelas y docentes. Necesitamos la Evaluación Social de las Políticas Educativas y de los gobiernos, funcionarios y tecnócratas que las vienen aplicando como responsables de la crisis educativa. Además, las PISA implican un lucrativo negocio, parte de tomar a la educación como área de mercado para la intromisión de corporaciones, fundaciones y demás sectores del capital.

El ministro Bullrich dijo que “no hubo manipulación de datos” sino un “grave error” porque la muestra debía incluir 13.000 escuelas como las evaluadas en 2012 y sólo habrían participado 10.000. Mientras Sileoni, ministro K, justificó que la muestra de 2015 fuera menor a la de 2012 porque esas escuelas “no existen más” ya que se habrían fusionado. Además acusó al PRO de pedir que se excluyera a la Argentina del ranking porque habría “mejorado” sus resultados… ¿Lo esencial? Ambos defienden el modelo evaluador de las PISA.

Fundadas razones para decir No a las pruebas PISA

Como señalamos en el documento del Encuentro Nacional sobre Evaluación realizado en la CTA Autónoma entre sindicatos, seccionales y agrupaciones docentes, estas son las razones por las que no queremos más pruebas PISA y sí la evaluación social de las políticas educativas:

● Las PISA o el Aprender son pruebas estandarizadas: no contemplan las diferentes realidades y contextos educativos ni las particularidades de cada alumno. No conciben a la educación como un proceso sino como un momento medible, mediante estadísticas.

● Son externas: han sido confeccionadas por personal sin contacto con la realidad de las escuelas. Directivos y docentes sólo son convocados para distribuir formularios y garantizar que las pruebas se realicen.

● Los docentes y alumnos somos sólo objetos de estudio y ejecutores de políticas que fijan funcionarios y tecnócratas, siguiendo los lineamientos de la OCDE y el Banco Mundial.

● Promueven una «cultura de la evaluación» que fomenta que los docentes prioricen sólo aquellas habilidades operatorias y los contenidos que se evaluarán para lograr mejores resultados.

● Carecen de fundamento científico, se utilizan múltiples choise, un método conductista muy cuestionado en pedagogía que no se utiliza regularmente en las escuelas, no forma parte de ningún lineamiento curricular y genera la posibilidad de responder al azar.

● Conciben a la Evaluación como un mecanismo punitivo y un fin en sí mismo, cuando se la debería tomar como un aspecto más, pero no el único.

● Vulneran derechos al servir de fundamento para la creación de un Instituto Nacional de Evaluación como organismo disciplinador y flexibilizador de las condiciones laborales y profundizar la fragmentación escuelas para ricos y pobres. Además de estigmatizar a los docentes, al adjudicarnos las culpas de la crisis del sistema educativo.

● En síntesis, las pruebas PISA -como lo fue el Aprender- son contrarias a la educación, por su intencionalidad y posibilidades. Ya que no evalúan las políticas educativas y son una excusa para cargar las tintas en los educadores. Cuando los grandes problemas de la escuela pública son la falta de presupuesto y la magra retribución a los docentes y auxiliares; junto a los diseños orientados a una educación dictada por el mercado.

Por la evaluación social de las políticas educativas y los gobiernos

Por eso proponemos una evaluación social de las políticas educativas. Porque somos los docentes, padres y alumnos quienes debemos evaluar al sistema educativo y a los funcionarios y gobiernos que determinan las políticas anti-educativas desde hace décadas. Esto es posible si se dispone la conformación de comisiones de evaluación por establecimiento y por distrito, con trabajadores de la educación, estudiantes y padres electos democráticamente para realizar esa evaluación social.

Así la comunidad educativa podrá evaluar sobre la infraestructura y el mantenimiento edilicio; sobre el presupuesto y los subsidios a los privados; comedores y becas; sobre el personal y una evaluación acorde al Estatuto; la capacitación en servicio; la política salarial y condiciones de trabajo; lo curricular y la planificación; matrícula estatal/privada; índices de promoción, repitencia, sobreedad o la formación docente entre otros ítems.

Con la obligación del Ministerio de Educación de publicar esos informes y conclusiones, junto a la realización de audiencias públicas vinculantes, en donde poder definir los cambios necesarios para salir de la crisis educativa generada por gobiernos y empresas. Para poner en marcha un Instituto de Evaluación que evalúe las políticas educativas, al gobierno nacional y a los provinciales, responsables de la continua crisis educativa.

Tampoco habrá calidad educativa con salarios de docentes y auxiliares a la baja como pretende imponer el PRO en provincia de Buenos Aires con una suba real anualizada del 11% hasta 2018. Ni con los mayores recortes del presupuesto educativo en la Nación, provincia de Buenos Aires y CABA.

Es necesaria y urgente la unidad de todos los gremios docentes, estatales y centrales sindicales para encarar un plan de lucha nacional y provincial por la reapertura de la paritaria de este año, en defensa del salario docente, del presupuesto educativo y por un modelo de evaluación social de las políticas educativas».

 

Fuente: Alternativa Docente

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.