Presentan Hábeas Corpus pidiendo clausura de un Centro de Recepción

martillo-justiciaEl Defensor del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil e integrante del Foro por los Derechos de la Niñez, Ricardo Berenguer, presentó ante el Juzgado de Garantías del Joven  N°1 de La Plata, un Hábeas Corpus Colectivo pidiendo la clausura del Centro de Recepción La Plata por «agravamiento de las condiciones de detención».

Berenguer es Titular de la Unidad Funcional de Defensa N°15, del Fuero de la Responsabilidad Penal Juvenil de La Plata, y en el marco de su desempeño profesional constató una serie de irregularidades que detalla en el Hábeas presentado ante la justicia en favor de los jóvenes alojados en el Centro de Recepción La Plata, ubicado en la calle 63 e/ 2 y 3 de esta ciudad.

Entre los fundamentos, el Defensor detalla que:  «el pasado 16 de marzo me constituí en el Centro de Recepción junto con el Secretario de la Defensoría a mi cargo, Dr. Horacio Sommariva, con quien recorrí las instalaciones y tomé contacto con los jóvenes allí alojados, advirtiendo la persistencia de múltiples falencias, incumplimientos y omisiones de abordaje y atención de los detenidos».

Berenguer, señala como primer punto,»que el sector identificado como Habitación N°5, ubicado a los fondos del predio, cuya clausura se dispuso en el marco de anterior Habeas Corpus de trámite por ante el Juzgado a vuestro cargo, si bien se encuentra bajo tareas de refacción con destino a instalaciones para talleres según la Directora, en el momento de la visita alojaba – en la celda que aún no ha sido modificada- a dos jóvenes ( A. R. de 14 años de edad y M. P.  de 16 años) quienes manifestaron no tener acceso al aire libre durante todo el tiempo que llevan detenidos, y estar recluidos en esa celda de aprox. 2,50 por 3,00 m. con un mínimo ventiluz ubicado a unos 3 m. de altura, sin realizar actividad alguna, lo que según expresaron les generaba profunda angustia. Asimismo, pudimos ver la suciedad que presentaban los colchones y sábanas, éstas prácticamente deshilachadas y con manchas hemáticas que el joven P., refirió que no eran propias, sino que las había recibido en esas condiciones. P. dijo padecer sindrome de bipolaridad, por lo cual no recibiría medicación y haber querido ahorcarse el día previo».

En tanto, también se denuncia que «en el sector de Enfermería había 4 jóvenes con distintas lesiones en recuperación, dos de ellos con dificultad severa en la movilidad de sus miembros respecto de lo cual refirieron que se les había indicado rehabilitación que no están cumpliendo. También dijeron ser atendidos circunstancialmente por el enfermero de turno que se limita a suministrarles algún analgésico y recibir atención esporádica de la médica, que no incluye específica atención de sus respectivas dolencias».

Durante el recorrido, Berenguer pudo conocer la falta de atención a los problemas de salud, específicamente ante la falta traslados de los jóvenes a sus controles médicos hospitalarios.  «En particular surge del legajo respectivo que el día 10 de marzo no cuncurrió el móvil de traslados para llevar al joven J. M. G. al Hospital San Martín. Exhibe pierna derecha con múltiples lesiones quirúrgicas y sin movimiento en pie y dedos de extremidad inferior derecha. En relación con el joven D. S. consta último control el día 6 de febrero con indicación de nuevo control médico para le 20 del mismo mes, que no consta cumplido. El joven M. P., exhibe pierna derecha con lesión quirúrgica refiriendo que se le colocaron diversos clavos y que no tiene control médico desde hace tiempo. En el legajo no constan controles ni en febrero ni en marzo. Consta control indicado para el día 9 de febrero en el Hospital Paroissien, que no se cumplió» señala el informe.

Además, se denuncia que: «En su totalidad los jóvenes refirieron no haber sido incorporados en actividad educativa formal, concurriendo solamente a un taller de escritura que no cubre los requerimientos curriculares correspondientes a edad y nivel escolar respectivo».

Por otra parte, también se detectaron «inconvenientes en el suministro de las cuatro comidas diarias».

De esta manera, el Defensor expresa: «He analizado los posibles perjuicios de reclamar medidas extremas de clausura, desistiendo ante la posibilidad de que ello agravara la situación de los jóvenes, pero el transcurso de años a la espera de modificaciones que no se han producido me impone requerir ahora medidas extremas o convertirme en cómplice de los incumplimientos del Poder Ejecutivo en un área tan sensible».

«Por otra parte – continúa- durante los últimos tiempos se han presentado múltiples dificultades para alojar jóvenes aprehendidos de este Departamento Judicial de La Plata, por falta de cupo dada la permanencia atemporal de jóvenes de otros departamentos judiciales en el centro, trastocando los reglamentarios fines de la institución aludida ( según tipificación de la Resolución N°172/ 07 del Ministerio de Desarrollo Humano). Por ello, y ante la imposibilidad de encausar modificaciones estructurales que permitan una adecuada atención de los jóvenes allí alojados, entiendo que sólo resta disponer su clausura definitiva».

 

 

COMUNICADO: No hay datos que permitan sostener que hay un incremento del delito “juvenil” en la región

Como contracara a la situación de los jóvenes alojados en el Centro de Recepción de La Plata, El Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud de la provincia de Buenos Aires, emitió un comunicado en el que señalan que «Tras la información que circuló en los últimos días sobre la relación adolescentes-delito, rechazamos la afirmación sobre el incremento en la región del delito juvenil».

A continuación, reproducimos el texto:

Tomando como fuente fidedigna el registro en los tribunales locales sobre el número de investigaciones iniciadas, y la estadística elaborada por la Procuración de la provincia a partir de los mismos, podemos establecer que en los últimos seis años se visibiliza una tendencia a la reducción de casos que se abordan desde el Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil; asimismo ha disminuido la incidencia de  la región sobre el total provincial[1].

Cifras del año 2013 que reflotaron periódicos locales ubican al Departamento Judicial de La Plata en el 4to. lugar de conflictividad en el ranking provincial. Aún así, a partir de la misma fuente, si se analizan los casos graves[2], se desprende que la región tiene uno de los índices más bajos a nivel provincial, con el 6,63 % (tomado cada 100.000 hab.)[3].

Cabe aclarar que en la conformación de estos índices se incluyen todos los casos en que se haya imputado o acusado a una persona menor de 18 años, incluyendo los casos en que también participa una persona adulta, y sin discriminar el grado de participación (autor, cómplice, etc.)

De ese mismo relevamiento, y sin discriminación de delito juvenil o adulto, surgen importantísimos índices de casos en los cuales víctima y victimario poseían relación interpersonal. Situaciones en las que debería abordarse estrategias de revinculación/mediación, entre otros, para evitar resultados fatales.

Llamamos a ser cuidadosos en la difusión de informaciones que avalan la estigmatización social de determinado sector y territorio – adolescentes que habitan en barrios periféricos.

Tales manifestaciones se dan de manera sistemática  pero cobran mayor relevancia durante procesos electorales, con la idea de instalarse a los fines de aventurar medidas represivas y punitivas. En éste caso, además, sentando las bases para la implementación de la policía comunal de corte represivo.

Pareciera que al poder político le resulta mucho más simple sostener dicha estructura punitiva/represiva que realmente ir a fondo sobre los problemas que dicen ser productores de “delincuencia” o delito juvenil y que están fuertemente vinculados a estructuras de negocios mentadas y ejecutadas por personas mayores de edad (redes de trata, tráfico, desarmaderos, venta de artículos robados, etc).

Se impone la necesidad de que nos interpelemos como sociedad, que nos interpelemos sobre qué es lo que está sucediendo respecto del delito cometido por adolescentes/jóvenes, con el objetivo de poder establecer estrategias de reversión de un proceso que los enfrenta en muchas ocasiones, hasta la muerte.

Asimismo, seguimos exigiendo la plena aplicación del Sistema de Promoción y Protección de Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud, de manera de poder ofrecerles a los niños y jóvenes la posibilidad de construir su futuro sin caer en las redes del delito.

Como organización seguiremos llamando a reflexionar cada vez que alertemos intentos de avanzada de políticas represivas y punitivas dirigidas directamente a los adolescentes/jóvenes, instalándolos como “peligrosos” y responsables de la situación de “inseguridad social”, máxime cuando hay otras responsabilidades de gobierno y sociales en juego.

[1]Total de Investigación Penal Preparatoria (IPPs) iniciadas en el Departamento Judicial de La Plata  (incluye a los distritos de la Plata, Berisso, Brandsen, Cañuelas, Ensenada, Gral Paz, Lobos, Magdalena, Monte, Pte. Perón, Punta Indio, Roque Perez, Saladillo y San Vicente).  El porcentaje entre paréntesis indica su incidencia en el total de IPPs ante el mismo Fuero a nivel provincial: 2009 – Total de IPPs: 2.986 (10,3%)/2010 – Total de IPPs: 3.070 (11,2%)/ 2011 – Total de IPPs: 2.729 (10,4%)/2012 – Total de IPPs: 2.885 (9,8%)/2013 – Total de IPPs: 2.603 (9,0%) Fuentewww.mpba.gov.ar

 

[2] Contempla los casos de Homicidio, Homicidio tentado y robo con arma

 

[3] Fuente: www.mpba.gov.ar

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.