Trabajadores de la cultura emiten comunicado a un año del crimen de Emilia Uscamayta

Emilia Uscamayta Curi murió el 1ero de Enero de 2016, hace un año, en una fiesta ilegal organizada por empresarios de la cuidad. No murió en una fiesta clandestina, murió en una altamente publicitada. No murió por infortunio, sino por la profunda ambición de los organizadores sumada a una política de un estado ausente que prioriza recaudar antes que cuidar.

Una entrada costosa, miles de jóvenes festejando, un lugar desbordado, una ganancia millonaria, coimas y amiguismos y ni una política de los organizadores ni del estado de cuidado a lxs participantes (Emilia murió ahogada en una pileta que, además, faltaban bañerxs) . Todo muy lejos de lo que son nuestras fiestas. Las de los espacios culturales, autogestivos, donde la entrada va para bancar la movida y donde nos cuidamos entre nosotrxs porque lxs que están compartiendo son nuestrxs amigxs, novixs, familias o porque simplemente cuidamos a la gente porque nos interesa que la pase bien. De más está decir, lamentablemente, que por la muerte de Emilia no hay nadie preso y que todos los funcionario implicados siguen en sus cargos. Sin embargo, no todo sigue igual. Este fin de año nos trae la buena nueva que el Municipio tomó como política de prevención prohibir fiestas.

No importa quién la organice, donde sea, si te ampara una norma, que cantidad de gente puede ir, que medidas de seguridad se pueden implementar para garantizar el cuidado de lxs participantes, etc. etc. La política del Estado en su mínima expresión prefiere prohibir que hacerse cargo de cuidar. Porque ojo, la discusión no es sobre el cuidado, la discusión es sobre qué hacemos cada unx para garantizar el derecho a la diversión, al encuentro, al festejo.

El Estado Municipal tiene gran responsabilidad en la muerte de Emilia y ante esto impide en vez de hacerse cargo de generar políticas públicas activas para garantizar las condiciones de seguridad en las que nuestros jóvenes festejan. Y de nuevo, ojo, porque los espacios culturales alternativos somos conscientes de cómo cuidar a lxs nuestrxs.

En nuestros espacios no reina la política del lucro, en nuestros espacios reina la política del encuentro con lxs otrxs. Así que encima están mirando para donde no está el problema. A un año de la injusta muerte de Emilia lxs trabajadorxs de la cultura decimos: ⁃ justicia por Emilia. Cárcel a los responsables. ⁃ la cultura es un derecho.

T.O.C. Trabajadorxs organizadxs de la cultura

fb_img_1483117717859

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *