Economía popular y solidaria: fabrican barbijos y los donan a hospitales públicos

Mientras algunos empresarios retacean productos con fines especulativos, 300 cooperativistas nucleadas en el MTE fabrican barbijos para donar a un hospital de niños. «Al coronavirus le ganamos entre todos, y este es nuestro aporte», cuenta Mariela Molina, una de ellas.

“Voy a poner a la AFIP, al Ministerio de Trabajo y a Defensa de la Competencia a perseguir a los especuladores”, advirtió en las últimas horas Alberto Fernández.

Las noticias sobre la propagación del coronavirus en Argentina encendió la alarma en el gobierno y la mayoría de la población, y disparó la demanda -y los precios- de los barbijos y el alcohol en gel. Como suele suceder en estas crisis, empresarios inescrupulosos aprovechan la ocasión para retacear estos insumos con fines especulativos.

«No voy a tolerar que unos pícaros nos tomen por bobos. El riesgo de los argentinos no puede ser negocio para nadie», dijo el Presidente este martes a Radio Metro al advertir que será «inflexible» con los castigos. En el caso del alcohol en gel -que registra faltantes en las tiendas y cuyo precio llegó a duplicarse- el gobierno ya ordenó que el valor se retrotraiga al que tenía semanas atrás.

Sin embargo, no todos buscan sacar ganancias exorbitantes del temor al contagio y a costa de los más vulnerables. Ejemplo de ello es una fábrica textil de la economía popular, la correntina “Ibira Pita”. Nucleados en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE-UTEP), sus 300 cooperativistas (230 son mujeres) se pusieron manos a la obra para fabricar barbijos. No sólo eso: decidieron donar parte de la producción a distintos centros de salud de la provincia, como el capitalino Hospital de Niños “Juan Pablo II”.

“Subió mucho la cantidad de pedidos: empezamos con 200 y ahora estamos haciendo 500 por día”, cuenta Mariela Molina, referente correntina del sector textil del MTE. “En un principio éramos 50 trabajadores y trabajadoras, pero se fueron sumando de otras organizaciones y ahora somos más de 300”.

Al igual que la mayoría de los argentinos, Mariela explica cómo afectaron las medidas de prevención adoptadas por el gobierno: “hasta hace poco estábamos trabajando en nuestro polo textil, pero en estos días –como todo el mundo- tuvimos que cambiar algunos hábitos y muchas están trabajando en sus casas”.

“Al coronavirus le ganamos entre todos, y este es nuestro aporte”, afirma.

Fuente: canalabierto.com.ar

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.