Absoluto repudio al ataque mediático sobre compañerxs de la CTA-A Cañuelas

A raíz de un allanamiento erróneo realizado a la secretaria General de la CTA Autónoma de Cañuelas, comenzó a circular por los medios locales información que no solo es equívoca, sino que tiende a dañar a lxs compañerxs y a la organización. Es por esto que la CTA-A bonaerense repudia profundamente la campaña de difamación hacia Teresa de Luca y lxs compañerxs de la regional y del MTL.

El pasado miércoles la compañera Teresa de Luca, secretaria General de la CTA-A Cañuelas, vivió momentos de angustia al sufrir un erróneo allanamiento en su comercio gastronómico, donde le fueron incautadas herramientas que no tenían ningún origen ilegal. Mas allá de la intromisión en su propiedad, que pudo haber sido una equivocación, lo que mas preocupó y lastimó, tanto a la compañera como a la Central, fue la difamación mediática.

En ese sentido Teresa de Luca denunció: «me sentí violada en mis derechos, mas allá del allanamiento, porque se pueden equivocar, pero en la nota periodística me sentí violada porque ni siquiera tuve tiempo a ejercer mi legítima defensa. Antes de ir a la fiscalía ya estaba la nota circulando».

A lo que remarcó: «cualquier situación en la que una persona esté comprometida en una causa, si no se respeta el secreto de sumario se viola el derecho de presunción de inocencia». Y aseguró que «dentro del poder judicial se filtra la información hacia el periodismo antes de que podamos tener cualquier tipo de certeza sobre la situación».

«Estas primicias ponen en vilo nuestra integridad como personas y como dirigentes de la CTA. De la mano de una falsa denuncia, de una fiscal que está siendo cuestionada en Cañuelas por manejos sucios, hay una connivencia dentro del poder judicial que opera según las conveniencias de algunos sectores», apuntó de Luca.

Respecto a lo que se le acusa, de Luca aseguró que «tenemos pruebas de que nosotros no estamos involucrados en ningún hecho delictivo, pero ni siquiera me dan la posibilidad del derecho a réplica. Me mezclan en otro allanamiento, y me asocian con una banda a la que le secuestraron un pistolón y plantas de marihuana. Nos ensuciaron tratando de dejarnos como narcotraficantes».

«Nuestra imagen pública queda totalmente dañada, la personal y la de la organización mucho mas, porque ahora pareciera que la sede de la CTA es un aguantadero», expresó de Luca, y remarcó que «la CTA Autónoma siempre defiende a las personas violentadas en sus derechos, y estaremos luchando siempre para que no suceda más».

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.