La CTA-A bonaerense se reunió con referentes de DDHH de Chile

La delegación de la confederación que viajó a Santiago de Chile realizó reuniones con diferentes activistas y referentes en la materia para analizar la situación represiva que se desató a partir de las protestas iniciadas el 18 de octubre.

A más de seis semanas de iniciadas las protestas en el país, el saldo represivo es alarmante. Sólo en cifras oficiales relevadas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos se llegaron a contabilizar al 3 de diciembre unos 8.500 detenidos y miles de hospitalizados (241 de ellos con traumas oculares). A esto se suman 28 muertos y centenares de denuncias por torturas, tratos crueles y violaciones.

En este contexto, miembros de la delegación de la CLATE encabezada por el presidente de la Confederación, Julio Fuentes, el vicepresidente de la FIDH, Juan Carlos Capurro, el asesor del Observatorio Social, Ignacio Rodríguez, a la que se sumaron miembros de la delegación de ATE y la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires, Emiliano Hueravilo, secretario de DDHH, y María José Cano, secretaria General de la Junta Interna ATE-Niñez y Adolescencia, se reunieron con la presidenta de Amnistía Chile, Sofía Lanyon.

Desde Amnistía, Lanyon explicó que la prioridad de la organización durante este tiempo ha sido colaborar con el ministerio público en la recepción de denuncias y destacó que su organización fue blanco de amenazas por las tareas realizadas. Al respecto consideró que este amedrentamiento se explica porque “Amnistía no sólo releva casos y señala patrones de comportamiento de las fuerzas de seguridad, sino que señala las responsabilidades políticas y administrativas por estos hechos”. Por su parte, Juan Carlos Capurro manifestó la preocupación de la FIDH por los casos de personas detenidas por las fuerzas de seguridad de las cuales se desconoce su paradero y que en los hechos están desaparecidas.

Desde CLATE se compartió el informe de su Observatorio Social, “En guerra contra el derecho a la protesta”, donde a partir del relevamiento de casos representativos se reconstruyeron patrones de conducta sobre el accionar de carabineros que incluyó el uso de la fuerza para causar daño, el espionaje a organizaciones sindicales, las detenciones arbitrarias, la tortura y la violencia sexual a detenidas y detenidos, la negativa a abogados defensores a visitar a personas privadas de su libertad e incluso el funcionamiento transitorio de centros clandestinos de detención.

Emiliano Hueravilo valoró la importancia del relevamiento de todos los casos de delitos de lesa humanidad e indicó que «no podemos permitir que en un país donde se dice haber democracia sucedan hechos de tal horror y magnitud como sucedían en las épocas mas oscuras de la historia de los países latinoamericanos».

Por la tarde, la delegación de la CLATE y la delegación de ATE y CTA se dirigieron a la Universidad de Santiago de Chile donde se desarrollaba la Cumbre de los Pueblos. Allí se entrevistaron en la Sala “Camilo Catrillanca” con activistas en Derechos Humanos de Chile. La reunión, que tuvo por objetivo coordinar acciones para visibilizar las violaciones a los Derechos Humanos en la región contó con la participación de Patricio Guzmán (integrante de las plataformas Chile Mejor Sin TLC y NO+AFP), Haydeé Oberreuter (de la Asociación de Víctimas de Prisión Política y Tortura), Celso Cafullan (activista mapuche y director del diario digital Werken Rojo) y Hugo Rodríguez (del Movimiento Territorial Zona Poniente).

Fuente: clate.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.