Salud Pública colapsada: lo que no muestran los spots de campaña de Vidal

La falta de respuestas de las autoridades ante la grave crisis sanitaria en curso en la provincia de Buenos Aires resulta alarmante. No les bastó con promover el presupuesto más bajo de la historia ni con profundizar las notables deficiencias de la etapa anterior. Como si todo fuera normal, la Gobernadora Vidal y el Ministro Scarsi se calzan los cascos y hacen campaña con nada. Insisten en sus discursos con el plan de refacciones en las guardias y el desarrollo del sistema de emergencias (SAME) como una panacea, desatendiendo una realidad que hace agua por todas partes.

A los incendios, apagones y caídas de ascensores, muestra flagrante de una crítica situación estructural, se suman las imposibilidades de completar los planteles hospitalarios y las innumerables guardias descubiertas, producto de una política que desdeña a la Salud Pública y que privilegia intereses contrapuestos. En la semana, a los problemas habituales se incorporó fuertemente la dificultad en el suministro de insumos, lo que obligó a suspender las cirugías programadas en el hospital Rossi de La Plata. El intento de desmentida ministerial en el transcurso del mismo día no hizo más que confirmar lo que estaba sucediendo en forma fehaciente.

En ese contexto, la falta de convocatoria paritaria para discutir salarios, condiciones laborales y funcionamiento del sistema es una fuerte contribución al malestar de lxs trabajadorxs. Luego del acuerdo parcial del mes de noviembre pasado, el Gobierno ha incumplido gran parte de los compromisos asumidos allí. La ausencia de llamado en diciembre para completar la cuestión salarial, seguir sin concretar las interinizaciones de lxs becarixs, sostener sin ejecución los acuerdos alcanzados en las condiciones de trabajo de lxs residentes, persistir en el no abordaje con voluntad de resolución de las problemáticas de infraestructura, violencia y previsional, sólo agregan sustrato al conflicto.

El Consejo Directivo Provincial reunido el viernes 15 definió promover debates, asambleas y acciones locales en las seccionales de cara a construir la fuerza necesaria para desarrollar un plan de acción que fortalezca nuestros reclamos. Con la perspectiva de una nueva convocatoria a Congreso de Delegadxs próximamente, se consideró indispensable trabajar para generar las mejores condiciones para ello. Mientras tanto, instar a discutir la realización de actividades seccionales que hagan público el colapso sanitario provincial y puedan expresar nuestras demandas fue el consenso acordado.

Por otra parte, se valoró positivamente el encuentro sostenido con lxs compañerxs de la AJB (Judiciales) durante la semana, con varias temáticas en común que serán el motor de las acciones conjuntas que podamos realizar en un futuro inmediato. A la vez, la decisión de llevar a cabo reuniones con todos los sectores sindicales del ámbito estatal que conforman usualmente el núcleo de conflictos a nivel provincial también ha sido un paso adelante. Promoveremos la unidad de acción con todos aquellos actores dispuestos a pelear por un Estado al servicio de la población, reivindicando las políticas sociales y condiciones dignas para lxs trabajadorxs.  

Luego de la suspensión de varias cirugías en el hospital Rossi de La Plata por la falta de hilo para sutura, nuevas denuncias de médicos enrolados en Cicop ponen otra vez el foco en el estado de los nosocomios bonaerenses. En uno de los casos, en el Fiorito de Avellaneda se reclama que se reparen los ascensores, lo que genera múltiples problemas en distintas áreas. Además, en la capital provincial, en el San Martín se volvió a cortar la luz y se vivieron momentos de zozobra, como hace unos días, cuando en medio de la ola de calor el corte del servicio obligó a terminar una operación con la luz de los celulares de los trabajadores. El gremio insiste en denunciar la “crisis sanitaria” y pedir respuesta a la gobernadora María Eugenia Vidal.

SITUACIÓN EN LOS DISTRITOS

Los nuevos episodios en los hospitales de la provincia de Buenos Aires vuelven a poner el foco en la crisis del sistema. En Avellaneda, la seccional local del hospital Fiorito denunció la falta de mantenimiento de los ascensores, en especial el que se encuentra en el servicio de Maternidad, por la que se espera respuestas de las autoridades. “Actualmente, la sala de internación funciona en el primer piso, al igual que la sala de partos y el quirófano, provocando el colapso de los baños de ese sector y un serio riesgo para las infecciones intrahospitalarias”, advirtieron los médicos. Además de la higiene precaria y la ausencia de seguridad para el personal, los profesionales siguen teniendo que subir por escalera a pacientes que no deberían hacerlo por su estado de salud.

“Desde nuestro gremio sostenemos que no se trata sólo de detalles de un sector ‘en reparación’. Para nosotros, no se han contemplado cuestiones cruciales del trabajo cotidiano. Vencidos los plazos de finalización y a punto de ser ‘inaugurada’ la nueva sala de internación de planta baja, nos hacemos una pregunta: ¿querrán la Dirección y el Ministerio de Salud proceder a reinaugurar la Maternidad sin resolver el funcionamiento correcto del ascensor?”, finalizó Cicop.

En tanto, en La Plata, el hospital San Martín, mismo que en enero último sufrió un corte de luz que hizo que los médicos debieran terminar de operar a sus pacientes alumbrándose con sus teléfonos celulares, volvió a padecer un corte del servicio. En este caso, el director provincial de Hospitales de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Ravecca, reconoció en declaraciones periodísticas que el incidente ocurrió en la madrugada del lunes, debido a un corte del servicio eléctrico que provee Edelap, la empresa proveedora de luz en la capital provincial, y que hubo demora en la activación de los generadores eléctricos con que cuenta el centro de salud.

«La causa (de la demora) se debió a un software del tablero que impidió que se activen los grupos electrógenos, eso ocasionó la angustia de los profesionales que se quedaron a oscuras por unos minutos, pero tanto la empresa tercerizada a cargo del mantenimiento del tablero como ingenieros de Infraestructura del Ministerio e ingenieros del hospital están viendo de resolverlo a la brevedad», explicó Ravecca.

El director de Hospitales insistió: «Queremos llevar tranquilidad que esto se resolverá en estos días, hay un plan de contingencia y cinco grupos electrógenos en el hospital San Martín, el hospital interzonal más importante que tiene la provincia».

Por su parte, Carolina Pérez Duhalde, médica clínica del San Martín de La Plata, explicó que «el hospital tiene que dar respuesta a sus pacientes y es una obligación tener en condiciones ese tablero, que al igual que la vez anterior no funcionó. Eso es preocupante, no hay respuesta».

Pablo Maciel, de la conducción de Cicop, explicó que el gremio realizó un pedido de informes al Ministerio de Salud bonaerense para conocer por qué «la subestación del hospital y sus generadores no activaron automáticamente». «El Ministerio de Salud tiene la responsabilidad de terminar de solucionar este tema en el sistema de emergencia del hospital», consideró Maciel, y aseguró que «lo que pasa en el San Martín y en el resto de los hospitales tiene que ver con la decisión del gobierno provincial de ajustar el presupuesto en Salud Pública».

Maciel recordó que «este 2019, la salud pública va a funcionar con el menor presupuesto de la historia. Esto repercute tanto en los problemas de infraestructura como en recursos humanos».

Fuente: Prensa CICOP / Política del Sur

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.