MAR: “En Argentina hay cada vez más hambre, pero cada vez más ganancia para los monopolios”

El Movimiento Argentina Rebelde concentró en el Obelisco y marchó al Ministerio de Desarrollo Social demandando al Gobierno Nacional aumento y distribución inmediata de los alimentos para los merenderos y comedores populares; trabajo genuino y obra pública en los barrios; viviendas populares para las millones de familias que ante la crisis ya no pueden pagar el alquiler; apertura de los programas sociales y aumento acorde a la canasta básica familiar de su monto y libertad inmediata a Belén Guevara.

“Hoy en la Argentina una familia tipo de 4 personas necesita casi $55.000 para no ser pobre, y unos $23.000 para no ser indigente. En esta Argentina donde cada vez más escasea el trabajo genuino y el empleo formal y dónde millones de trabajadores y trabajadoras son condenadas además a vivir en barrios sin cloacas, con escasa agua potable, con permanentes cortes de luz, y con una salud cada vez más deteriorada y empeorada por la presencia de la pandemia del covid-19”, sostuvieron.

“Con sueldos de promedio para el pueblo trabajador de 36,000 pesos para los varones trabajadores Y peor para las mujeres cuyo sueldo ronda los $29000, llegar a fin de mes se vuelve imposible. Según el gobierno, la oposición, las patronales y las centrales sindicales esto se debe principalmente a la crisis de la pandemia, sin embargo las ganancias que han tenido distintos sectores monopólicos ha sido extraordinaria y han producido un ensanchamiento de la brecha en la desigualdad social. Claramente la crisis se descarga hacia un sector y hacia una clase social y no así hacia los empresarios y los bancos que dominan la economía”, ampliaron.

“En este marco con una desocupación y una precarización laboral cada vez mayor las medidas del gobierno no sólo no palean la crisis, sino que de fondo favorecen a esta concentración de las riquezas en cada vez menos manos. Mientras aumentan muy por debajo las prestaciones sociales respecto a la inflación,  Alberto Fernández exime de impuestos millonarios a las grandes empresas y los favorece de forma permanente, retrocediendo rápidamente ante cualquier cacareo de estos sectores concentrados. Los discursos progresistas no llenan las heladeras, ni mejoran objetivamente las condiciones de vida”, concluyeron.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.