Nuevo Abasto: reunión con el Subsecretario de Hábitat Rubén Pascolini

Se presentó un informe en base a datos relevados en el territorio y se acordaron los pasos siguientes para dar continuidad al trabajo articulado entre el Estado Provincial y la CTA Autónoma.

El pasado 21 de enero se realizó un nuevo encuentro entre el Subsecretario de Tierra y Hábitat de la Provincia de Buenos Aires Rubén Pascolini con los delegados y delegadas del Nuevo Abasto en función de ir buscando las soluciones para la cuestión habitacional en el predio ubicado en 520 y 152, donde hace más de 3 años 314 familias vienen reclamando tierras para vivir dignamente y resolver fundamentalmente la cuestión de la vivienda, como así también otras necesidades que se han ido planteando a lo largo de las distintas reuniones mantenidas con el funcionario del área que comprende el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia de Buenos Aires.

El funcionario informó que el organismo estatal está relevando y estudiando lugares para asignar terrenos para la construcción de las viviendas. Delegados y delegadas reiteraron las urgentes necesidades concretas de las familias, y se acordó tras una hora y media de reunión dar continuidad a la Mesa de Trabajo la próxima semana.

Estuvieron presentes la referente de Territorial Abasto y la Regional La Plata Ensenada Liliana Fernández, mientras que por la Mesa Provincial de la CTAA estuvieron el Secretario Gremial Carlos Díaz y el Secretario de Organización Pablo Centurión. Por el Consejo Directivo Provincial de ATE estuvo Oscar Sánchez.

DATOS Y CONCLUSIONES DEL INFORME

El relevamiento presentado por el Subsecretario registró un total de 314 familias conformadas por un total de 792 personas, siendo 320  niños y niñas de hasta 12 años, 101 adolescentes  de entre 13 y 17 años y 371 adultos/as. Entre dicho total de  792 personas se registraron que 17 personas tienen algún tipo de discapacidad.

Además, se observa que hay un total de 212 personas extranjeras teniendo en cuenta en el análisis de datos a los/as titulares como a los/las co-titulares.

En relación a la situación laboral de jefas y jefes de hogar, sobre un total de 423 respuestas sobresale que 153 de l@s mism@s (un 36%) se encuentran realizando trabajos informales en changas y servicios domésticos, y 150 de ell@s (un 35%) trabajan como agricultores, quinter@s y/o jornalero@s. Cabe resaltar que 178 son mujeres jefas de hogar (56%).

Respecto a los ingresos que obtiene la familia por mes un 33% responde que ronda entre los 6 mil y 9 mil pesos,  un 30% entre los 10 mil y 15 mil pesos, un 18% entre los 2 mil y 5 mil pesos, un 8% entre los 16 mil y 20 mil pesos, un 3% percibe 21 mil pesos en adelante, un 2% no tiene ingresos y un 6% no responde.

En tanto a las las condiciones  de las viviendas donde manifiestan residir, hay 160 familias (50.2 %) que se inundan permanentemente.

Ante esto, es oportuno resaltar que de un total de 312 respuestas, 199 familias (64 %) informan tener pisos de cemento o ladrillo fijo, y 103 familias (33%) tierra o ladrillo suelto.

En tanto los materiales que predominan en las paredes de las viviendas, de un total de 313 respuestas se confirma que 266 familias (85 %) construyeron la misma con madera.

En cuanto a  la cubierta exterior, de la misma base de respuestas, se observa que 260 familias (83%) tienen chapa.

El 90% de las viviendas cuenta con baño y el 87% de las familias tiene únicamente pozo ciego.

En lo que respecta al acceso de los servicios de manera formal hay un 50% de las familias que no accede a ninguno y un 27% que accede a sólo uno. Principalmente el servicio que predominaba de manera formal es el servicio de luz con un total de 100 familias.

En relación a la accesibilidad del transporte público, 64 familias respondieron que acceden, 43 familias el agua y 41 a la recolección de residuos.

Por otro lado, quienes acceden de manera informal a los servicios se puede ver que 238 familias acceden al agua y cloaca, 213 familias a la luz y 90 familias al gas natural. Es oportuno aclarar que las 314 familias podían dar más de una respuesta.

En cuanto a los motivos de la ocupación, el 85 % (267 titulares y cotitulares) manifiesta no poder afrontar con los gastos del alquiler por estar desocupados/as. El 1 % (3 mujeres)  de las familias se debe a situaciones de  violencia de género.

El informe también plantea que la mayoría de las familias que alquilan carecen de los recursos económicos necesarios para afrontar los gastos ya que un alto porcentaje de ellas obtienen ingresos de trabajos informales y precarios. El 81% percibe ingreso que oscila entre $ 2000 a $ 15.000 lo que ratifica su inconsistencia material para satisfacer necesidades básicas. Cabe mencionar que además el 56% de las familias son jefas de hogares en la que un alto porcentaje realizan trabajo doméstico o trabajan en quintas.

Por otro lado, las condiciones constructivas y ambientales el 50% manifiesta inundarse de las viviendas en las que residen son de condiciones precarias y el acceso a los servicios más del 50% lo realiza de manera informal y el 27 % accede formalmente a un solo servicio.

Dado el alto porcentaje de familias nucleadas en organizaciones, el informe concluye en que es viable plantear un proyecto urbanístico conjunto entre las organizaciones y al Estado Provincial.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.