Discapacidad: «la pandemia evidencia la necesidad de cambios de paradigmas»

En tiempo de aislamiento social, es urgente poner en debate público la situación de las personas con discapacidad promoviendo un abordaje integral que incluya a las familias como primer eslabón de una cadena que debe continuar hacia todos los ámbitos de sociabilización del ser humano: desde instituciones educativas, de salud, de trabajo y de esparcimiento.

La pandemia COVID-19 evidencia la necesidad de un cambio de paradigma urgente y necesario, que debe estar encabezada por un estado decidido que disponga los recursos necesarios para hacer cumplir todas las leyes y convenciones existentes.

“Las personas con discpacidad tenemos derechos, y es obligación del Estado garantizar el acceso a la salud en igualdad de condiciones que los demás. Se trata de un momento complejo, donde la prioridad es la pronta y efectiva atención de las personas con discapacidad, para ello debemos trabajar en conjunto los familiares, organizaciones junto a  la ANDIS” expresó Nancy Alarcón, Secretaria de Discapacidad de la CTA Autónoma y ATE Provincia de Buenos Aires.

“Desde nuestra organización, seguimos visibilizando los reclamos del colectivo en todos los ámbitos, viendo que se profundiza en este contexto de crisis, sobrellevar con tranquilidad el día a día”, continuó Alarcón, al tiempo que señaló como uno de los pedidos de la CTAA Autónoma tiene que ver con la restitución de pensiones no contributivas dadas de baja en la anterior gestión, como así también acompañamos el pedido de alta de nuevas pensiones no contributivas.

“Además, debido a la pandemia, se han otorgado bonos del Gobierno Nacional a personas en condiciones de vulnerabilidad social y económica, pero han quedado afuera las personas con discapacidad que cobran pensiones sociales no contributivas provinciales, de monto mínimo: en la Provincia de Buenos Aires estamos hablando de 800 pesos por mes para mayores de edad y de 1200 para menores”, expuso Alarcón, quien aseveró que “desde nuestra CTA hemos presentado al gobierno provincial una nota para que intervenga ante quien corresponda, a fin de conseguir un paliativo para enfrentar la difícil situación económica”

En este marco, “las familias que ya tenían dificultades económicas para alimentarse antes de la pandemia, y que al menos veían garantizada la comida para sus hijas e hijos en los establecimientos educativos, ahora no tienen acceso a ese derecho, dado el aislamiento social preventivo y obligatorio”.

Seguidamente, expuso que “el estado no acompaña a las familias, y esa lógica debe cambiarse. Porque muchas familias no saben cómo atender y cuidar a sus hijas e hijos con discapacidad. Hay que tener en cuenta que la familia esté comprendida dentro de la pensión, y que además reciba asesoramiento profesional y acompañamiento permanente”, dijo la dirigente sindical, y puso como ejemplo que “la asistencia en terapia, no nos contempla a los familiares de personas con discapacidad. En tanto prime la lógica comercial y no existan decisiones políticas de aplicar políticas de cuidado, esa situación no podrá modificarse”

“Solo con la intervención del estado a través de programas generales y específicos, incorporando a sus planteles de salud mano de obra capacitada por el propio estado, y acompañando a través de sus trabajadores y trabajadoras a las personas con discapacidad y sus familias, será posible una integración real”, señaló Alarcón, que puso como ejemplo “que si un chico con discapacidad asiste a una escuela común, junto a su acompañante terapéutico, en un proyecto educativo que lo contenga, estará en contacto con la sociedad, por lo cual será más fácil para él o ella vincularse en otros ámbitos de sociabilización para vivir una vida plena. Dada la lógica actual, donde esto no sucede, ¿cómo es posible que una persona con discapacidad adulta se integre y se adapte al mundo laboral, si nunca estuvo en contacto con la sociedad?”

Por eso “el proyecto de integración debe ser realmente de integración, y siempre con el apoyo correspondiente, según lo estipula la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Es decir; no hay que inventar nada nuevo, lo que hay que hacer es cumplir lo que ya fue acordado socialmente en las convenciones y leyes”, finalizó.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.