Buzos profesionales denuncian la exposición al realizar trabajos no esenciales

Debido a la situación de pandemia causada por la Enfermedad del Coronavirus (COVID-19) y a la emisión del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 297/2020, donde se observa que muchas de las tareas a desarrollar por los profesionales que representa la Asociación de Buzos Profesionales (ABP-CTAA) se veían contempladas dentro del Articulo N°6 como actividad o servicios esenciales, el sindicato tomó la decisión de interactuar inmediatamente con la autoridad de competencia Prefectura Naval Argentina (PNA) para verificar los procedimientos a tomar respecto al desarrollo de las diferentes tareas de urgencia en donde se veían involucrados barcos tanto de bandera nacional como extranjera, a fin de adoptar todas las medidas de seguridad que minimicen el riesgo de contagio.

Dada la amplitud de tareas de reparación y mantenimiento que abarca el buceo profesional en la cadena de servicios esenciales como ser agua potable, luz, gas, cloacas, petróleo y toda aquella otra tarea que se vea sometida a presión o se encuentre bajo el agua, la ABP se vio en la obligación de analizar cada situación en particular verificando que se encuentre realmente contemplado como urgente ya que muchas empresas de buceo como Canal Y Canal S.A. de la ciudad de Mar del Plata, sin importar el riesgo al cuál exponían a los trabajadores sólo piensan en cumplir con sus contratos, colocando por sobre la salud lo económico.

En este marco se detectaron trabajos que no se encontraban contemplados en el Decreto Presidencial procediéndose a efectuar las denuncias correspondientes de las empresas involucradas por exponer innecesariamente a los trabajadores a riesgos sanitarios e incumplir con las normativas.

En ese sentido Néstor Andersen, secretario General de la ABP, aseguró que “las situaciones de los compañeros son muy particulares, porque si bien los buzos están contemplados dentro de los trabajadores esenciales en cuestiones que realmente tenemos que seguir trabajando, también hay empresas que han querido agarrar el DNU para hacer trabajos que en este momento no son de necesidad y urgencia. Por eso tenemos que atender la situación de esos buzos para que no sean expuestos innecesariamente, interactuando con las empresas y Prefectura Naval Argentina”.

También aclaró que “estamos pendientes de la desinfección de los buzos que se encuentran trabajando y sus necesidades básicas. Articulando para que se cumpla a rajatabla que no les falten elementos para desinfección y todo lo que este trabajo conlleva”, e hizo hincapié en la importancia de “no exponer innecesariamente a los buzos”.

A su vez, desde la ABP denunciaron que distintas empresas de buceo, como Raúl A. Negro y Cía., incumplieron lo estipulado pagándole a los trabajadores sólo el 50% del salario, manifestando que se encuentran gestionando los créditos correspondientes que le permitirán compensar el dinero adeudado, generando retrasos en el pago de los compromisos adquiridos por utilizar el mínimo dinero percibido en la adquisición de alimentos y elementos de higiene.

Asimismo Andersen destacó que “estamos trabajando en la posibilidad de que los compañeros no trabajen de lunes a viernes, sino que vayan los lunes y los viernes para que la exposición al riesgo sea la mínima. A lo que hemos tenido buena respuesta de diferentes empresas, pero tuvimos problemas con otras empresas que se han hecho de permisos apócrifos para hacer trabajos que no son de necesidad y urgencia”.

“El problema más grande actualmente es que tenemos muchos compañeros embarcados desde antes que se efectivizara la cuarentena, que no van a poder bajar a tierra hasta que los servicios que tengan que ver con el traslado se regularicen”, apuntó Andersen.

Por último puntualizó la realidad que viven muchos buzos que trabajan de manera free lance dependiendo de la solicitud de trabajo: “la comunidad de buceo está parada y debemos trabajar en cómo atender todo el tiempo que van a estar parados, sin percibir ningún ingreso”.

La labor profesional que realiza cada trabajador que representa la ABP, formado y entrenado específicamente debido al alto riesgo que implica su actividad se ve distribuida en todo el territorio nacional, comprendiendo no sólo obras de ingeniería civil, mantenimiento de puentes, represas, centrales térmicas, puertos, salvamento y rescate de buques, sino también todo aquello relacionado al gas y petróleo a más de 12 millas de la costa, lo que conlleva una interacción constante no sólo con los trabajadores sino también con las empresas y la autoridad que regula la actividad, representando un arduo trabajo de seguimiento, atención y respuesta a fin de evitar el incumplimiento de las normas que pongan en riesgo la seguridad del trabajador.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.