De Isasi: “Reiteramos un nuevo nunca más por los compañeros Soria y Orellana”

ATE provincia de Buenos Aires y la CTA Autónoma bonaerense, junto a numerosas organizaciones sociales, estudiantiles y gremiales marchan rumbo a las Casas de las provincias de Córdoba y de Buenos Aires para repudiar y exigir juicio y castigo a los responsables políticos y materiales de los asesinatos de Rodolfo Orellana y de Marcos Soria, dos trabajadores de la CTEP que fueron asesinados por la policía este fin de semana.

Oscar de Isasi, titular de ATE y la CTA Autónoma provincial, consideró que “cuando nosotros dijimos nunca más y derrotamos a la dictadura militar, cuando el pueblo trabajador dijo nunca más los vencimos. Por eso hoy exigimos juicio, castigo y esclarecimiento del asesinato de los compañeros y reiteramos un nuevo nunca más. Queremos juicio y castigo a los responsables políticos y materiales que asesinaron a los compañeros”.

Y señaló que “reivindicamos a nuestro pueblo que lucha y a sus mártires, por eso redoblaremos los esfuerzos para que haya una patria libre y soberana en la cual los trabajadores podamos vivir felices. Esta es una multitudinaria y formidable respuesta contra aquellos que intentan reinstalar las peores noches de nuestro país. Nunca más es nunca más, y por eso estamos movilizados en todas las calles del país”.

Fueron miles las personas que marcharon por la Avenida de Mayo, pasando por el Congreso Nacional para hacer una primera parada en la casa de la Provincia de Buenos Aires, ubicada en Callao al 200. Allí, un joven de la Organización Libres del Pueblo (OLP), Diego Marcus, aseguró: “estamos en la calle para pedir justicia por el compañero Rodolfo Ronald Orellana y por Marcos Soria, asesinados por la policía de este gobierno que sólo busca criminalizar y matar la pobreza”.

Acompañado por el Gringo Castro, secretario general de la CTEP y otros compañeros y compañeras, Marcus agregó: “Se nos fueron dos compañeros, dos trabajadores de la economía popular y hay cientos y cientos de casos. No se puede ocultar más esta situación, la problemática que venimos denunciando desde la CTEP y demás organizaciones sociales del conurbano es la matanza y la problemática habitacional: no hay un trabajo ni vida digna para los trabajadores”.

El joven de la OLP denunció además que mientras se realizaba la movilización, a la compañera de Ronald Orellana la tenían incomunicada, siendo interrogada el fiscal, cuando sólo había ido a retirar el cuerpo de su compañero para poder velarlo.

En respuesta a las versiones que circularon por los medios hegemónicos de comunicación que culpaban del asesinato a un supuesto enfrentamiento de vecinos, Marcus dijo: “Ya se desmintió la versión de los grupos enfrentados, esas declaraciones ya las habíamos escuchado en el Puente Pueyrredón, pero esa versión ya no se la cree nadie; se está desmintiendo con testigos y por la autopsia. La policía tiene miedo, pero vamos a seguir en la calle, vamos a seguir pidiendo justicia por Orellana y Soria, vamos a ganar esta lucha en la calle, con más lucha y más unidad”.

Frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires, Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la CTEP contó que cuando se enteró del asesinato de Rodolfo Orellana, él estaba en el Sur con la familia de Rafael Nahuel, a un año de su homicidio. El sábado nos enteramos de la muerte de Marcos Soria, compañero de la CTEP de Córdoba, la decisión nuestra es no abandonar la calle, no saben la bronca que tenemos, para nosotros cada vez que se muere un militante popular es como si se muriera una parte nuestra. Pero seguimos estando en la calle, en la más amplia unidad con otras organizaciones sociales, sindicales, políticas porque la muerte de nuestros compañeros es producto de las políticas de ajuste de este Gobierno”.

Quién era Marcos Soria

Ya frente a la Casa de la provincia de Córdoba, Juan Grabois, integrante de la CTEP contó que Marcos era un joven de 32 años que trabajaba en una huerta comunitaria todas las mañanas y por la tarde salía a carretear. Una patota de asesinos lo subió a un patrullero, cuando terminaba la marcha de la gorra. Lo pasearon en el patrullero, lo molieron a palos y cuando lo bajaron, dándole aire para que se escapara y cuando estaba corriendo por su vida, le tiraron un tiro y lo dejaron tirado como un perro en la puerta de la Cooperativa 12 de abril, también de la CTEP, detalló Grabois.

Esto no es casualidad, dijo el abogado de la CTEP, es la consecuencia del accionar delictivo, criminal y que va a tener que ser juzgado en este país, de una mujer incompetente y represora que es Patricia Bullrich, “que se la pasa marcando con nombre y apellido dirigentes para que estos perros de caza los vaya a buscar uno por uno, por eso Patricia Bullrich y el Gobierno son responsables de estos dos crímenes de Estado, es la doctrina Chocobar”.

Tampoco es casualidad la detención de Aymara Val, a la que tuvieron un día entero en una comisaría por ayudar en la construcción de un refugio para mujeres víctimas de violencia en Esteban Echeverría a pocos días que se realice el G-20. “Así funciona la guerra psicológica, atemorizándonos”, dijo Grabois.

El calor del mediodía no impidió que Norita Cortiñas llegara a la Casa de la Provincia de Córdoba, desde donde se solidarizó con la CTEP y dijo: “tienen odio las clases gobernantes, odio al pueblo”. Y llamó a seguir organizados y organizadas contra las políticas neoliberales del G-20 y el FMI: “Vamos a seguir levantando el alto las banderas de nuestros hijos e hijas y de todos los caídos en este país por las balas policiales”.

El acto finalizó con los puños en alto por los 30 mil detenidos desaparecidos y desaparecidas presentes y por todos los asesinados y asesinadas por la represión policial. “Hasta la victoria siempre, venceremos”, cerró Norita.

Fuente: Equipo de Comunicación ATE Provincia de BsAs / CTA Autónoma Nacional

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.