Garro despide madres jefas de familia y avala patota política en Melchor Romero

El día viernes de la semana pasada, el Secretario de Gabinete Municipal Nelson Marino se había comprometido a reincorporar a las cooperativistas Lorena Rodas y Gladiz Jaimes, despedidas por estar afiliadas a la CTA Autónoma y organizarse por mejoras salariales y condiciones de trabajo dignas. Se trata de dos mujeres que son madres sostenes de familia y que percibían un salario miserable de 5000 pesos por mes, 600 menos que sus compañeros varones por realizar las mismas tareas.

El funcionario manifestó en una reunión el día viernes a la que puso como condición para su desarrollo que las compañeras se presentaran sin representantes de la organización, que «estamos del lado de los trabajadores» y les indicó que desistan de organizarse sindicalmente ya que «esas no son las formas» de resolver el conflicto y que «nosotros estamos del lado de los trabajadores». Con absoluto cinismo, en tono amable se comprometió a reincorporarlas, les pidió que lo llamasen el día lunes, pero no recibieron ningún tipo de respuestas.

«Estamos muy angustiadas, porque luego de la reunión teníamos la ilusión de que nos retomen porque así lo prometieron. No sé que voy a hacer para alimentar, vestir y curar a mis hijos si se enferman. Siento una tristeza muy grande por la injusticia que cometen, trabajamos con muchísimo empeño para mantener a nuestras familias y que Romero esté en las mejores condiciones para los vecinos.  A pesar de lo poco que ganamos, no amarreteamos esfuerzo», dijo Rodas.

Lxs trabajadorxs de la Cooperativa de Melchor Romero en reiteradas oportunidades denunciaron los manejos turbios y patoteros del puntero político Cristian Brailer, alias «Pichu» y exigen «una auditoría en la delegación dada la falta de insumos y elementos de trabajo cuyo importe para su compra son enviados por el municipio, pero en lo concreto brillan por su ausencia», dijeron.

La semana pasada, tras conocerse el despido las compañeras la CTA Autónoma junto a vecinos de la zona fueron a pedirle explicaciones al delegado y buscaron respuestas con el funcionario Fabian Perunetti, pero la única respuesta que recibieron fueron dos camiones de infantería dispuestos a reprimir a los trabajadores en defensa de los punteros políticos que se conducen como patrones de estancia.

«Desde la CTA Autónoma no dejaremos solas a las compañeras, y desde Romero convocamos a todas las organizaciones solidarias a revertir esta situación injusta», dijo Yanina Sánchez, referente territorial de la Regional La Plata – Ensenada.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.