La CTA Autónoma exige justicia por Ismael Ramírez

Que el hambre es un crimen, y que los pibes y pibas están en peligro, son cuestiones que la Central viene denunciando desde su conformación, en plena década del ´90. Ismael Ramírez tenía 13 años, vivía en la localidad de Sáenz Peña, Chaco, y anoche le arrebataron la vida, cuando intentaba conseguir un plato de comida.

La ironía de que Argentina es un país que produce alimentos para 300 millones de personas, y los pibes y pibas se mueren de hambre, es consecuencia directa de la perversa concentración de la riqueza en pocas manos, mientras el pueblo y la clase trabajadora se encuentra cada vez más empobrecida.

Días como este, en que nos enteramos que un niño es asesinado de un balazo cuando por intentar palear el hambre que genera este sistema que ajusta, y luego reprime, nos llenan de tristeza. Pero además nos alienta a fortalecer la organización y la lucha.

La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma condena este hecho, exige que se investigue, que se haga justicia y que en el país no vuelva a haber ni un pibe ni piba sin comer ¡Nunca más!

Firman el comunicado: Ricardo Peidro, Secretario General y María Ana Mandakovic, Secretaria de Comunicación.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.