Repudio nacional e internacional a la detención ilegal de Aguiar y Capretti

El 25 de mayo la Policía Provincial detuvo brutalmente al Secretario Adjunto de ATE Río Negro, Aldo Capretti, sin mediar orden judicial, y el 29 de mayo quedó detenido Rodolfo Aguiar, Secretario General de la CTA y de ATE Río Negro. Estas detenciones ilegales se enmarcan en la causa que llevan adelante el Fiscal Juan Pedro Puntel y el Juez Carlos Mussi, donde se imputa entre otros a dichos dirigentes sindicales por coacción agravada. Esta causa asimila los reclamos de los trabajadores a un delito tipificado en el Código Penal y por ende avanza en un proceso de criminalización de la protesta social. Más aún, las imágenes fotográficas y las filmaciones disponibles muestran tumultos y empujones, acciones que lejos están de poder ser utilizadas para acusar a Aguiar y a Capretti de los delitos que se les imputan.

Resaltando que el ejercicio legítimo de un derecho no puede ser considerado un delito, y la libertad de expresión de una organización sindical se encuentra especialmente protegida por tratados internacionales y convenios de la OIT con rango constitucional. El arco sindical en el país y organizaciones sindicales internacionales denuncian la persecución que el poder ejecutivo provincial, en connivencia con legisladores, poder judicial y medios de comunicación están llevando a cabo contra los dirigentes de ATE y CTA Rio Negro por oponerse a las políticas del gobernador Weretilneck, contrarias a de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

La Confederación Sindical Internacional (CSI) y su organización regional, la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas (CSA), expresaron su «repudio ante el contexto de violencia institucionalizada donde el Poder Ejecutivo de la provincia de Río Negro, en connivencia con legisladores y funcionarios judiciales, apuntan contra los líderes sindicales para criminalizarlos como violentos, deslegitimando los justos reclamos de las y los trabajadores y condenando a la prisión a aquellos que se oponen a las políticas del gobierno provincial».

De esa manera la CSI y la CSA manifestaron su solidaridad con el sindicalismo argentino y exigieron a las autoridades competentes que «garanticen la plena libertad de expresión de los dirigentes sindicales, que pongan fin a la criminalización de la protesta social y que arbitren los medios los medios para liberar inmediatamente a todos los detenidos ilegalmente por ejercer su actividad sindical».

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.