La CTA Autónoma celebra la sanción de la ley que posibilita la licencia por violencia de género para trabajadoras estatales bonaerenses

La CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires y sus gremios estatales, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE); Profesionales de la Salud (CICOP): Asociación Judicial Bonaerense (AJB); y Asociación Personal Legislativo (APL), valoraron positivamente la sanción de Ley 14.893 que establece la Licencia por Violencia de Género para trabajadoras de la Administración Pública provincial. La ley comenzó a regir ayer en territorio bonaerense con su promulgación a través del Boletín Oficial provincial.

El secretario general de la Central, Oscar de Isasi expresó que “la sanción de ésta ley es un triunfo de años de lucha por parte de las compañeras trabajadoras del estado y de las organizaciones sociales y sindicales, como son los gremios estatales de la CTA Autónoma”.

El dirigente resaltó el logro: “Sin lugar a dudas ésta ley significa un avance importante contra la violencia de género”. Y agregó “que haya licencia por violencia de género hace que el reconocimiento de esta problemática se institucionalice cada vez más, para que el estado se haga cargo y aborde políticas activas que tiendan a eliminarla”.

“También ayuda a visibilizar una situación que sufren muchas compañeras que trabajan en organismos del estado y que hasta ahora estaba invisibilizada”.

“La licencia es un avance pero debemos profundizar el camino. El estado debe avanzar en políticas para erradicar de plano la violencia de género y avanzar por un camino distinto, de respeto a la equidad y la pluralidad de género, donde este tipo de situaciones queden en las paginas negras de la historia”,  finalizó diciendo el secretario general.

La nueva norma rige tanto en el Estado como para sociedades de economía mixta con participación estatal mayoritaria de la Provincia de Buenos Aires, cualquiera sea el régimen estatutario al cual pertenezcan.

En el artículo 2 se afirma: “Para la presente ley, se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes”.

Al respecto Liliana Gómez, secretaria de Género de la CTA Autónoma de Buenos Aires indicó que «venimos trabajando hace mas de dos años en este proyecto de ley, que en un principio fue presentado por la diputada Amendolara, a lo que le hicimos modificaciones y es lo que se terminó aprobando».
«Ahora esperemos que convoquen a las organizaciones sindicales para armar la reglamentación. Seguramente recibiremos una propuesta que vamos a estudiar, si hay que modificar algo se modificará y si hay que incluir algo se incluirá», concluyó .
Por su parte Celia Lorente, secretaria de Género de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) afirmó que «la ley es un derecho por el cual venimos luchando hace varios años y llama las cosas por su nombre. Históricamente las mujeres apelamos a licencias indebidas y estigmatizantes ante la necesidad modificar nuestras condiciones de trabajo para lograr transitar la ruta crítica de la violencia».
«Y lo que es peor, en muchos casos las mujeres han perdido su trabajo debido al ausentismo que esta situación de vulnerabilidad acarrea o, por el contrario, muchas mujeres continúan padeciendo maltratos para evitar perder su única fuente de ingresos».
Por último putualizó que «en el caso del Poder Judicial nosotras encontramos hasta ahora una solución transitoria que cuanto antes deberá ser sistematizada e incorporada al articulado de nuestra acordada, como corresponde, para que esta conquista sea universal y objetiva».
Asimismo Mónica Beresovsky, secretaria de género de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), afirmó que «los gremios de la Central hemos estado trabajando para que exista esta ley en los últimos dos años, y que finalmente haya sido aprobada nos parece un avance en los derechos de las trabajadoras. Nos parece importante que los gremios podamos participar para debatir mas en fino lo que va a ser su implementación».
Beresovsky finalizó aclarando que «es muy importante que el organismo empleador preserve el derecho a la intimidad de la víctima (atículo 3), lo que debemos ver bien como se implementará».

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.