En las Juventudes Militantes: Los Lápices Siguen Escribiendo

Convocada por el Espacio de Juventudes, la CTAA Bonaerense protagonizó un acto 45 años de la Noche de los Lápices, jornada en la que grupos de tareas secuestraron a 10 estudiantes secundarios militantes en la ciudad de La Plata, asesinando y desapareciendo a 6 de ellos (Claudio de Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel A. Racero y Horacio Ungaro), mientras que los 4 sobrevivientes (Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moler) continúan la lucha por memoria, verdad y justicia.

Frente a las puertas de la CTA Autónoma Bonaerense, Primeramente Juliana Piazza, referente de Juventudes leyó un documento en el que se destacó que aquellos jóvenes militantes de la Unión de Estudiantes (UES) y de la Juventud Guevarista habían participado, durante la primavera de 1975 en las movilizaciones que reclamaron y obtuvieron el Boleto Estudiantil Secundario.

“Hoy somos parte de las construcciones, somos el presente y tenemos nuestra mirada puesta en el futuro, pero jamás olvidaremos nuestro pasado, por esa razón los nombres que quisieron borrar de la historia serán recordados, la llama que trataron de apagar cada vez arde con más fuerza y su luz cada día brilla más fuerte iluminando el camino de nuestras juventudes”.

Seguidamente el Secretario de Derechos Humanos de la Noche de Los Lápices y sobreviviente de la ESMA Emiliano Hueravilo (hijo de Oscar Lautaro Hueravilo y Mirta Alonso, presentes), dijo que “estar acá es sembrar memoria, sabiendo que estos compañeros y compañeras no sólo peleaban por un boleto secundario sino por una sociedad de iguales”. El Nieto recuperado por sus Abuelos Oscar Hueravilo y Eliana Saavedra, reivindicó también la lucha de “estudiantes secundarios que en 2017 exigieron al gobierno provincial y la legislatura que los estudiantes tengan acceso al boleto para poder seguir estudiando”. Finalmente, convocó a recordar a Jorge Julio López y seguir exigiendo juicio y castigo a los responsables materiales y políticos de su segunda desaparición forzada, que el próximo 18 de septiembre cumplirá 15 años.

En tanto Joana Gimenez, Coordinadora nacional del espacio de juventudes de la CTA Autónoma, expresó “queremos levantar la posta y seguir militando la memoria para que esto no pase nunca más. Este momento histórico tiene una tendencia a repetir acciones del pasado para reprimirnos y silenciarnos, por eso debemos fortalecernos y tomar las calles que son nuestro espacio de lucha y de conquistas. Volvamos a repensar la sociedad que soñamos, pero también tengamos la fuerza para construirla”.

La joven dirigente recordó también a Sandra Romo, Secretaria General de la CTAA Berisso fallecida en el mes de febrero de este año: “su memoria sigue ardiendo de la misma manera que los lápices siguen escribiendo”.

Luego Santiago Barreto CTA Pilar planteó que “las voces de los que no regresaron siguen expresándose en las juventudes que militamos”. En esa línea, Daniel Oliva de José C Paz, exhortó a “conmemorar la lucha de nuestros compañeros haciendo respetar nuestros derechos peleando”. Macarena Gergoff, referente de Territorial Abasto, aseguró que “los jóvenes somos quienes debemos seguir la huella que los compañeros dejaron, que es muy grande”.

A su turno, Adolfo “Mumi” Aguirre, dirigente de ATE y el partido Unidad Popular, reflexionó “mi primer paso de organización colectiva fue la militancia estudiantil y hemos participado en unidad de clase con el movimiento de trabajadoras y trabajadores. Los compañeros fueron desaparecidos porque tenían un gran potencial”.

Pablo Sobrevilla, de Agrupación Estudiantil Larranda, convocó a una actividad en Plaza San Martin y consideró que “la discusión sobre la lucha de esos momentos tiene los mismos objetivos que hoy, cambiar el mundo, vivir dignamente. Hemos avanzado en conquistas como la reapertura del Comedor y el Albergue Universitario, pero seguimos reclamando por el el boleto para garantizar el acceso a la educación. Nuestro mejor homenaje es seguir empujando por nuestros derechos”.

Germán Mogilner, del Boque Organizativo Gremial e hijo de Juan Jacobo Mogilner y Norma Beatriz Regalía (detenidos desaparecidos, presentes), afirmó que “la lucha de las pibas y los pibes no fue por el boleto estudiantil sino porque soñaban por un mundo distinto. Habían decidido tomar el mundo en sus manos para construir una sociedad distinta con educación, trabajo, y salud para todos. Creo que el legado que nos dejan es ese”.

El dirigente amplió “como esa la perdimos, fue que se instaló este sistema de injusticia en el cuál vivimos donde no hay laburo, hay hambre, no hay educación. Fue tan grande el sueño y compromiso de la juventud en aquella época, que necesitaron generar un crueldad más grande que los llevo a torturar matar desaparecer estudiantes, robar bebés, aniquilar 30 mil compañeros, perseguir trabajadores en la fábrica y el laburo para desterrar el sueño de una sociedad que estaba dispuesta a dar la vida por cumplirlo”.

Catalina Cejas, Secretaria Adjunta de la CTAA Berisso, sostuvo que “debemos fortalecer la unidad de los trabajadores y la juventud para poder llevar adelante nuestros reclamos. Nos robaron tanto que también nos robaron el miedo, por eso hay que salir a la calle a seguir peleando”.

Juan Murgia, Secretario Gremial de ATE Provincia de buenos Aires manifestó “un gran orgullo que frente a una central de trabajadores hoy se recuerda a los compañeros detenidos desaparecidos. Cuando estos chicos estudiaban, trabajaban, militaban y hacían de la política una herramienta de transformación social, había un 6 por ciento de pobreza y eso era escandaloso. Hoy hay un 50 por ciento, por lo cual la sociedad ha retrocedido en materia de derechos. Esta realidad nos toca y nos interpela. Esta realidad la crearon en base a un genocidio. Necesitamos trabajo salud educación vivienda digna, esas son las cosas que tiene que conmover a quienes ejercen la política”, concluyó.

Finalmente, Luis Gallizzi, la Municipales de ATE La Plata, recordó sus épocas de estudiante en la oscura noche de la dictadura. “Cuando ocurrió el golpe, no sólo desaparecieron compañeros y compañeras físicamente. Dejé de ver también a otros se retiraron por problemas económicos, porque nos hicieron pelota. Con el modelo instaurado por la dictadura trabajadores de un pueblo del interior que se animaba a venir a estudiar dejaron de hacerlo por problemas económicos debido a la falta de trabajo generada por el modelo económico de la dictadura”.

Estuvieron también Jésica Salinas y Diego Vázquez (ATE Educación), Carlos Begnac de la APL, entre otrxs.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.