Unidad y masividad para derrotar el ajuste de Macri y Vidal

La jornada nacional de lucha que protagonizó la CTA Autónoma a nivel nacional el día de ayer tuvo como eje la inmediata sanción de la Ley de Emergencia Alimentaria. Porque producto de la crisis que han generado Macri en el país y Vidal en la provincia de Buenos Aires son cada vez mas las personas que no pueden tener un plato de comida con los nutrientes que se necesitan para vivir y desarrollarse en el día a día.

En ese sentido Nancy Alarcón, secretaria de Discapacidad de la CTA Autónoma de Buenos Aires, aseguró que «la jornada de ayer fue por un pedido de emergencia alimentaria para la población, y las personas con discapacidad no quedamos excentas de ese pedido, no solo en la parte alimentaria sino lo que también pedimos es una emergencia de atención social, porque con lo que cobramos de pensión en provincia no nos alcanza para nada, son 1200 pesos«.

«Con la resolución 1231 que sacó el gobierno la semana pasada, donde solicita el recorte de atención en tratamientos nos están quitando los derechos a una atención digna, y siguen vulnerando derechos de una manera incomprensible», informó Alarcón.

Asimismo Natalia Robledo, secretaria de Finanzas de la CTA-A bonaerense y referente del sindicato de Gastronómicos, señaló que «los gremios del sector privado marchamos por un salario mínimo vital y móvil acorde a la canasta básica, para los jubilados, para los desocupados, para todos los trabajadores. Así como también marchamos por la reincorporación de todos los despedidos».

Respecto del área de Previsión Social, la secretaria de la CTA-A a nivel provincial Alejandra Brillante, dijo: «seguimos reclamando que la seguridad social es un derecho, y los servicios esenciales que consumimos a diario son derechos humanos. No estamos dispuestos a renunciar a todo lo que hemos conquistado y a lo que por derecho nos corresponde».

«Vemos con gran preocupación que este gobierno se está llevando la vida de nuestros jubilados y de nuestros niños. Seguimos repudiando de como este gobierno ha maltratado, vulnerado y violado todos los derechos hacia nuestra clase jubilada. Nos ha quitado la posibilidad de tomar nuestros medicamentos, de tener comida que realmente nos fortalezca», apuntó Brillante.

Por su parte Lidia Braceras, docente y referente del SUTEBA Quilmes, recordó que «en el día del Maestro donde todos los docentes y los alumnos deberíamos estar festejando, estamos viviendo una situación angustiante porque los pibes y las pibas vienen a la escuela con hambre, y la única comida que los sustenta en todo el día es la de la escuela».

«El gobierno de Vidal que se ha propuesto destruir la educación pública, al igual que la salud, da 27 pesos por día para el comedor escolar, lo que hace imposible que se pueda preparar una comida con los nutrientes necesarios para que los chicos aprendan. Con hambre no se puede enseñar y no se puede aprender. Los pibes que hoy no comen son los excluidos del mañana», exclamó Braceras. Y resaltó que «tenemos que dar todas las batallas necesarias para paliar esta situación y que se apruebe la Ley de Emergencia Alimentaria para que los chicos por lo menos tengan algo caliente en la panza para poder estudiar y para poder aprender».

Marcelo Ojeda, referente nacional del SITRAIC y miembro de la Mesa Provincial de la CTA-A bonaerense, aseguró: «nos solidarizamos con la lucha de los compañeros estatales y también hacemos nuestra la pela por la Emergencia Alimentaria, porque la comprendemos. Se para la economía y nuestros compañeros son los primeros que quedan fuera del sistema laboral y quedan excluidos de todo».

«Vamos camino hacia un movimiento obrero organizado que se gesta con los trabajadores y cuerpos de delegados, y los sindicatos somos un instrumento al servicio de los trabajadores. Por eso vamos a estar siempre con la presencia activa», concluyó Ojeda.

En el distrito de Malvinas Argentinas, Hector Quiroga, secretario General de la CTA-A local, explicó que «fuimos a reclamarle al Consejo Escolar local la falta de pago de los haberes a aproximadamente 300 compañeros auxiliares, que no han cobrado en los últimos tres meses. No cargan en tiempo y forma las licencias y autorizaciones. Estamos en una crisis de desmanejo que se está produciendo en el Consejo Escolar».

«Dejamos un petitorio y quedamos en que necesitábamos una respuesta esta semana, sino convocaremos a una asamblea con la idea de permanecer en el Consejo hasta tanto nos den soluciones», afirmó Quiroga.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.