Histórica movilización de trabajadorxs del sector privado organizados en la CTA Autónoma

La concentración se realizó en las puertas del Congreso Nacional, en Callao y Rivadavia. Desde allí, una masiva columna de compañeros y compañeras marchó a la Secretaría de Trabajo, donde el Secretario Gremial de CTAA Nacional, Daniel Jorajuria valoró la movilización: “es la continuidad a la movilización de diciembre a la secretaría de trabajo, es la continuidad de la movilización por el consejo del salario y de lo que va a ser el 10, con paros y movilizaciones para que se termine el ajuste del gobierno de Macri”.

“Este ministerio no oficializó una sola de las listas opositoras en los sindicatos de la CGT impulsadas por nuestros compañeros. No han entregado una sola inscripción. Esta secretaría es una maquina de impedir la legalidad de nuestras organizaciones y nuestras luchas”, agregó Jorajuría.

Y ratificó que “La lucha por la libertad y la democracia sindical es clave en nuestra Central. Y hemos conseguido el fuero sindical de organizaciones simplemente inscriptas, para que puedan elegir delegados, entre otras cosas. Esta es la lucha que hemos elegido para acompañar la lucha de los sindicatos de la actividad privada. Este es el camino de la democracia y la libertad que hemos elegido para luchar contra las burocracias”.

Oscar De Isasi, de CTAA provincia de Buenos Aires, indicó: “la CTA Autónoma Bonaerense va a seguir respaldando y poniendo lo que haga falta para que se desarrolle la organización en el sector privado. Donde hay problemas que transitan los trabajadores y trabajadoras, ahí tiene que estar la CTA Autónoma, para resolver y para ir por más derechos. La Central debe pertenecerle a todo aquel que vive de su trabajo, que quiere vivir de su trabajo y que vivió de su trabajo».

En representación de la CTAA Capital, su Secretario General, Pablo Spataro, dijo: “este modelo macrista ha beneficiado a la patria financiera y ha desarmado la industria nacional, cierran las Pymes y los comercios, los trabajadores estamos cada vez más precarizados. Por eso debemos seguir construyendo organizaciones y agrupaciones en nuestros sindicatos y dar las peleas. Muchas fuerza que en octubre se van”.

Luego, el Secretario General del Sindicato del Vestido, y titular de la Cooperativa 8 de Enero, Fernando Castillo, remarcó: “a través de la organización sindical y de la CTA Autónoma seguimos luchando por la continuidad de los puestos de trabajo. Tenemos la fuerza necesaria para ocupar las fábricas y las calles, para organizamos y para luchar en defensa de nuestros trabajos”.

“En la unidad y en la calle está la lucha y el gobierno debe reconocernos. Desde el sindicato de la seguridad privada hace 10 años que estamos reclamando por la inscripción gremial. Basta de despidos y de precarización laboral”, agregó el compañero del Sindicato de Vigilancia OSTV.

En tanto, la Secretaria Gremial de CTAA Capital y miembro del SITOS, Hebe Nelli, dijo a ACTA: “los y las trabajadoras del sector privado de la CTA Autónoma nos estamos movilizando a la Secretaría de Trabajo para exigir salarios y condiciones de trabajo dignas, para decirle basta a la precarización, a la reforma laboral, tanto en términos convencionales como el proyecto legislativo que quisieron implementar y le dijimos que no en las calles y estamos también exigiendo que se reconozcan nuestras organizaciones sindicales porque somos las que día a día oponemos resistencia a estas políticas de ajuste”.

Víctor Grossi, Secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción, explicó: “el SITRAIC hoy se encuentra presente porque en el caso de la industria de la construcción, nosotros hace tiempo que venimos diciendo que se está produciendo una sangría terrible con pérdidas de puesto de trabajo todos los días y ahora peligrando nuevamente la obra privada por la devaluación permanente en la que estamos”.

A su turno, Silverio Gómez, Secretario General de Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), añadió: Nos movilizamos para denunciar la crisis que estamos atravesando en el país y la situación de la mayoría de los trabajadores y las trabajadoras. Esperamos respuestas del director de Asociaciones Sindicales. Vamos a estar más juntos que nunca, eso es lo que resolvimos en todas las reuniones que resolvimos del sector privado»

En representación de la Asociación de Buzos Profesionales, su Secretario General, Néstor Andersen, añadió: “estamos acá porque también tenemos frenado nuestro expediente de simple inscripción desde 2016. Vamos a seguir luchando por nuestras personerías”.

Por su parte, el Secretario General del Sindicato del Cuero, Marcelo Cappiello, indicó: “venimos en reclamo de todos los problemas que tiene el sector privado, por la crisis y el industricidio que se está llevando adelante en el país”.

Finalmente, Tomás Devoto, de Telefónicos de Pie, denunció: “Somos víctimas de las patotas sindicales que nos apretan por defender a los trabajadores. Tenemos que estar juntos y rodear a los compañeros en lucha para frenar al gobierno y a las patronales. No aceptamos la flexibilización laboral como las de Vaca Muerta que resultó en 8 compañeros muertos en accidentes. Tenemos que salir a buscar a los compañeros que están enfrentando el ajuste y luchan para frenar los despidos”.

Estuvieron además en representación de la CTA Autónoma Bonaerense Natalia Robledo (Gastronómicos NOS), Juan Laurenzo (UCRA), Pablo Centurión (Secretario de Organización). También compañerxs de la Mesa Nacional de la CTAA como Carlos «Beto» Gonzalez (Secretario de Organización), Olivia Ruíz (Secretaria de Previsión Social), Miriam Liempe (Secretaria de Pueblos Originarios).

GREMIOS PRESENTES: UCRA, NOS, SECEIC, Telefónicos, Buzos profesionales, SITEBA, Sindicato de salud CABA, SITOSPLAD, AECPRA, SITRAIC, Trabajadores del Centro Gallego, Sindicato trabajadores maestranza, Sindicato del Vidrio, Sindicato Vigiladores de CABA, SUCEV.

Documento que se leyó en las puertas de la Secretaría de Trabajo:

En esta segunda marcha del sector privado, las agrupaciones y sindicatos de la CTA-A del Área Metropolitana de Buenos Aires venimos a denunciar las políticas de saqueo de este gobierno nefasto; venimos a visibilizar la situación de miles de trabajadores que perdieron sus puestos de trabajo o que no llegan a fin de mes; y venimos a exigir que este ministerio, devenido en secretaría, deje de obturar el desarrollo de las organizaciones sindicales que día a día, en cada fábrica, en cada oficina, en cada hospital, en cada lugar de trabajo, oponemos real resistencia a estas políticas. Venimos a decir también, que la tercera experiencia neoliberal en la historia cercana de la Argentina parece estar llegando a su fin pero no sin grandes costos para la clase trabajadora. Como en las anteriores de las Juntas militares y Martínez de Hoz y la de Menem, De la Rua y Cavallo.

Hace una semana el gobierno de la meritocracia y el libre mercado “reperfiló” la deuda e impuso un cepo cambiario. El problema es que los laburantes que vimos subir al salario por la escalera y a la inflación por el ascensor, no podemos pedir reperfilamiento. No podemos reperfilar la comida que debemos garantizarles a nuestres pibes en la mesa; no podemos reperfilar el boleto de colectivo; no podemos reperfilas la factura de luz, agua o gas. Nosotros no podemos reperfilar y punto.

Tampoco podemos comprar dólares, por lo que el cepo parecería no afectarnos. Lo que sí deja en evidencia, es que la plata que nos falta a nosotros la tienen otros que están queriendo fugarla al exterior. Muchos de ellos funcionarios de este gobierno que idearon estas medidas.

Pero todo esto no es una novedad: vinieron a hacer esto, vinieron a concentrar la riqueza en cada vez menos manos, vinieron a empobrecer cada vez más a nuestra clase trabajadora.

Una vez más, dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o a Indonesia, la política económica de este gobierno sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y a un grupo selecto de monopolios internacionales al que están ligados todos los miembros de su gabinete.

Los números hablan por sí solos:

La inflación interanual al mes de julio de 2019 llegó al 55.8 %; mientras que los salarios de les trabajadores privados registrades aumentaron en promedio un 41 % y un 34 % aquelles no registrades. Esto quiere decir que -en el mejor de los casos- la inflación se encuentra casi 15 puntos por delante de los salarios.

Hoy una familia tipo necesita más de $31.200 para llegar a fin de mes. Sin embargo, el 50 % de los hogares en nuestro país no los alcanza y el 80% de les trabajadores no cuentan con sueldos que lleguen a ese monto.

Los números de la industria y consecuentemente en los sectores de comercio y servicio, no son más alentadores: mientras los bancos obtienen $3.000 millones por día en intereses de Leliqs, el PBI cayó un 5,8 % interanual en el primer trimestre del año, la producción industrial sufrió una caída interanual del 6.9 % a junio de 2019 y el estimado mensual de actividad económica volvió a caer consecutivamente, esta vez un 0.4 % sólo en ése mes.

Esto se traduce en un 10.1 % de desocupades, y un 11.8 % de subocupades, un 35 % de asalariades no registrades y altamente precarizades y un 27.6 % de la población económicamente activa que está buscando trabajo porque con un sólo sueldo no alcanza.

Con más de un tercio de nuestro país sumido en la pobreza, con uno de cada dos de nuestres pibes sufriendo hambre en el granero del mundo, podemos decir que una vez más lo que ustedes llaman aciertos son errores, lo que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.

A todo esto debe sumarse el intento fallido de aprobar una ley de reforma laboral, que fue impedida por la movilización y resistencia popular. Sin embargo, somos conscientes de que la precarización se comenzó a practicar en la vida cotidiana de los lugares de trabajo, con la complicidad y a través de acuerdos a la baja y a espaldas de les trabajadores, firmados por las burocracias sindicales.

Burocracias alejadas de los laburantes que deberían representar; burocracias machirulas sin mujeres en sus cargos de conducción aún en los gremios conformados mayoritariamente por trabajadoras; burocracias que niegan la participación de los migrantes en aquellos rubros donde la mayoría de sus representados son trabajadores de otras latitudes que vinieron a buscar el pan a nuestro país.

En definitiva, para tener éxito en sus políticas económicas de ahogo a la clase trabajadora, necesitaban de un sindicalismo que no represente los intereses de les trabajadores y obturar a quienes sí lo hacemos. Por ello es que fue fundamental para esta gestión la traba de personerías e inscripciones gremiales de nuevas organizaciones o la no homologación de acuerdos o convenios colectivos de trabajo que se salgan de los límites puestos por este gobierno.

En este sentido, reafirmamos nuestras banderas históricas de democracia y libertad sindical, amparados en la Constitución Nacional, los tratados internacionales a los que Argentina ha adherido y los convenios de la OIT. Estamos convencidos de que los trabajadores tenemos derecho a organizarnos colectivamente para defender nuestras conquistas y alcanzar mejores niveles de vida, en la disputa por la riqueza.

Por eso, con el deber y la dignidad de representar los intereses de nuestra clase venimos una vez más a exigir:

SALARIOS Y TRABAJO DIGNO PARA NUESTRA CLASE.
LIBERTAD Y DEMOCRACIA SINDICAL. PERSONERIAS E INSCRIPCIONES GREMIALES YA PARA NUESTROS GREMIOS.
Y para decirle:
NO A LA PRECARIZACIÓN LABORAL
NO A LA REFORMA LABORAL POR SECTOR O POR LEY

Fuente: ACTA

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.