Queremos un país con niñxs y jóvenes que se formen en plazas y escuelas, y no en cuarteles con fusiles

La CTA Autónoma Bonaerense expresa su rechazo al «Servicio Cívico Voluntario», una medida regresiva y de corte electoralista por parte del gobierno nacional con la resolución 598/2019 del Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bullrich publicada en el Boletín Oficial.

Frente a eso, decimos:

  • Que se les ofrezca a los pibes un Servicio Cívico Voluntario como paliativo a la situación de pobreza que el propio gobierno empeoró demuestra que las prioridades presupuestarias no están pensadas desde la promoción y protección de derechos sino desde el castigo y el control
  • Que se pretende mostrar a las fuerzas de seguridad “amigables”, cuando estamos en un país que aún continúa juzgando crímenes de lesa humanidad, muchos de ellos cometidos en los Centros que hoy se ofrecen en el marco de esta resolución como Campo de Mayo. Incluso ya repudiamos desde el Foro por la Niñez en el año 2017 a la Gendarmería por realizar una muestra de armas en la República de Los Niños en ocasión de las celebraciones por el Día del Niño. En ese momento  dijimos que “los gobiernos deberían promover todos los derechos y desplegar acciones recreativas, lúdicas y deportivas, que mediante estrategias pedagógicas y colaborativas, participen en la construcción cultural de una niñez con valores de respeto al otro y de respeto hacia sí mismos, derechos que nada tienen que ver con las fuerzas militares y la demostración de armas«.
  • Advertimos que más bien esta estrategia puede ser una vía para la naturalización de las prácticas represivas y la violencia institucional.
  • Que se ataca al empleo público en áreas esenciales de atención y garantía de derechos como en Salud, Educación y Políticas Sociales, y se pretenden paliar las consecuencias de tales medidas por medio de la transferencia de recursos hacia las fuerzas de seguridad.
  • Que para que los pibes puedan ser incluidos en una propuesta que los contemple en términos sociales, políticos y económicos, se precisan cupos en escuelas que hoy tienen faltante de bancos; fortalecimientos de los gabinetes sociales de las escuelas para que puedan atender a tiempo los problemas de deserción; aumento de presupuesto en dispositivos de promoción y protección de todas las provincias responsables de la aplicación de las leyes de niñez para garantizar los derechos de los pibes y pibas; propuestas deportivas;  incentivo al arte;  cursos de capacitación en oficios y demás estrategias más saludables y atractivas para los jóvenes antes que el ingreso a una fuerza de seguridad
  • Que una fuerza de seguridad no puede hacerse cargo de garantizar la Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, para que puedan desarrollar sus potencialidades y lograr la máxima satisfacción, integral y simultánea, de sus derechos y garantías» ya que existe un organismo a nivel nacional- la SENAF, y organismos provinciales para dar cumplimiento a esas legislaciones.
  • Que es difícil que una fuerza involucrada en varios crímenes recientes de público conocimiento pueda estimular «el sentido del deber, la capacitación en nuevas destrezas y habilidades, el compromiso con el bien común y el estímulo a capacitarse continuamente, como herramientas para fortalecer su propia valoración, como personas capaces de generar un impacto positivo en su comunidad» según lo dice el mismo decreto. Recordamos que cada 21 horas el Estado asesina a una persona, según la CORREPI;  y que la función de Gendarmería mutó en los últimos años del control de fronteras a cumplir un rol policial en los barrios populares, actuando incluso en la represión de movilizaciones.
  • Que cuesta pensar que la Gendarmería puede inculcar valores democráticos, a días de un nuevo caso en el que un gendarme acribilló por la espalda a Ezequiel Fusto, un joven de 18 años en la ciudad de Rosario.  Se suma a la multiplicidad de casos denunciados ante organismos internacionales,  que se expidieron preocupados por el uso de las fuerzas de seguridad;  la Ministra no solo desoyó las recomendaciones sino que además justifica el  accionar avalando la “doctrina chocobar”.
  • Que existen propuestas como el Programa Envión, o refuerzos al desmantelado SEDRONAR que podrían ser opciones más atractivas para nuestros jóvenes.
  • Que como organismos e instituciones promotoras de la Ley 26.061 exigimos su plena aplicación, teniendo en cuenta el interés superior del niño y una asignación privilegiada e intangibilidad de los recursos públicos que la garantice.
  • Que en sintonía con la enseñanza que nos legó Carlos Cajade, quien dijo que “La Niñez define el país que queremos”, queremos un país con una niñez que se forme en plazas y escuelas, y no en cuarteles con fusiles.

#ConTernuraVenceremos

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.