En Azul podría ocurrir otro “Río Tercero”

Es por la negligencia de las autoridades municipales y de la fábrica de pólvoras y explosivos de esa localidad, una explosión de magnitudes catastróficas podría ocurrir en la ciudad. ATE formalizó una denuncia donde fundamenta el riesgo latente de una explosión ante la disposición del no ingreso de ninguno de los trabajadores despedidos, quienes se especializan en el manejo y control de los polvorines y las plantas donde se manejan los explosivos.

“Tal vez, el solo vea un fuego, naranja, rojo, y un largo humo que llegar al cielo, en su inocencia, lejos está del conflicto, aunque lo toca, lo hiere, y el aún no se dan cuenta que la ambición de poder, el revanchismo y la insensibilidad humanitaria no tiene límites, al poder nada le importa, a estos CEOS de portada de revista lo único que les importan son los números, las estadísticas, son solo sicarios de otros CEOS más importantes que vienen a robarnos la vida, representada en este niño, que inocente mira el fuego, lo que no sabe es que en ese fuego se incendia su futuro” (Juan Carlos Mingarro, vecino de Azul)

Vanina Zurita, Secretaria General de ATE Azul, detalló que “por orden del interventor Luis Riva, ayer a las 22.00hs no dejaron pasar a los trabajadores contratados para que pudieran ocupar servicios esenciales que son tablero, servicio de agua, afluentes, servicio de vigilancia, tablero eléctrico, y servicio de central telefonía.  Cuando hay desabastecimiento de esos fluido,s o cuando no hay adecuada supervisión de esos lugares existe el riesgo de una potencial explosión, porque los polvorines están cargados con TNT. Además no hay que olvidar las altas temperaturas, y lugares donde hay material explosivo que no terminó su proceso, primero por este acto, y por el despido de los trabajadores”

Vanina Zurita, SecGral ATE Azul

Personal de la Policía Federal asignada para custodiar la planta, hace caso omiso a la advertencia de los trabajadores que implica deambular por la planta con sus armas reglamentarias dado el riesgo que implica transitar con ellas por lugares específicos.

Desde la fábrica argumentan que cuentan con el número suficiente para cubrir las necesidades para garantizar la seguridad, pero desde ATE informan que el personal cesanteado tenía funciones específicas sobre el área, y que no todos los trabajadores de planta tienen los conocimientos que se requieren para evitar una tragedia.

“Si ellos quieren bajarle la persiana a la fábrica, que lo hagan como corresponde, no de esta manera porque ponen en riesgo la fábrica, la gente que está adentro y lo demás. Dejar sin agua ni luz es dejar sin esos servicios a los compañeros que viven en el barrio que está enfrente”, expresó el delegado Juan Cacace, al tiempo que agregó “necesitamos que las autoridades y la Fiscal actúen. La respuesta con el tema de la seguridad tiene que ser ahora, y de manera contundente”.

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *