Audiencia Pública por aparición de Johana Ramallo

A más de tres meses de la desaparición de la joven platense, se realizó ayer una audiencia pública en la Comisión de Derechos Humanos del Congreso Nacional para tratar el caso, profundizar la búsqueda y visibilizar la lucha. Familiares y organizaciones insisten en que no se fue por voluntad propia y que podría ser víctima de una red de trata. La CTA-A Provincia de Buenos Aires estuvo presente representada por la Secretaria de Género e integrante de la Mesa Provincial Liliana Gómez.

“Voy a encontrar a mi hija. Yo se que la voy a encontrar”. Marta siente un dolor inmenso. Marta no está sola. Las mujeres organizadas decimos que a Johana Ramallo se la llevaron con vida y con vida la queremos. “Voy a ir hasta las últimas consecuencias, a mí nadie me va a hacer callar. Nadie me va a venir a decir que la deje de buscar. Yo estoy buscando a Johana y a muchas chicas más que estén pasando por la misma situación. Porque hay muchas chicas que están siendo desaparecidas para ser prostituidas por las redes de trata”. 

“No tenemos que permitir que el Estado mire para otro lado”, dice con la firmeza de siempre Nora Cortiñas, titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y agrega: “Nunca hemos pedido venganza sino justicia para que no se repitan estos hechos tan dolorosos. Queremos decirte (mirando a Marta) que te comprendemos y que tengas fuerza, que entre todos estamos empujando la aparición de tu hija prontamente. Me voy con esperanza porque si nos juntamos vamos a lograr que aparezca, que la Justicia se ocupe de buscarla”.

“Creo en un país donde no pasen estas cosas. Habíamos logrado con los juicios (por crímenes de Lesa Humanidad) ser un espejo al mundo. Esos juicios nos mostraron que no queremos un país con impunidad. Tenemos que seguir empujando. Lo tenemos que lograr. Junto a Marta están los 30 mil detenidos desaparecidos presentes. Y vamos a vencer, ahora y siempre”, finalizó Norita.

Por su parte Liliana Gómez aseguró que “nosotras somos un grupo de mujeres mas allá de las ideologías de cada una, que nos juntamos porque todas buscamos a Johana, estamos trabajando por lo mismo. Con las diferencias que podamos tener, pero en esto trabajamos juntas porque nos puede pasar a cualquiera de nosotras, de nuestras hijas o hermanas. La unión hace la fuerza”.

Silvina Perugino, abogada de la familia de Johana Ramallo se refirió la causa en la Justicia Penal: “Primero quiero hacer algunos postulados que son nuestros, como decir que la prostitución nunca es una cuestión autónoma. Siempre hay un vicio en la voluntad porque hay una situación de vulneración de derechos que lleva a esa mujeres, adolescentes, travestis y trans a transitar una realidad que es de riesgo constante. Por eso necesitamos un Estado activo”. Se refirió además a la ley bonaerense de Cupo Laboral Trans llamada “Diana Sacayán”:

“Queremos que ese ejemplo sea retomado. Porque es una obligación del Estado ir a buscarlas y sacarlas de ese sistema prostituyente que comercializa sus cuerpos. Porque la Justicia y el Estado tienen que llegar antes que desaparezcan. Marta siempre dice que Johana estaba en el programa Ellas Hacen, una cooperativa donde había empezado a trabajar, con psicóloga, obra social, guardia para su hija. Ella había empezado a transitar un sistema de contención estatal. Y nos hacemos la pregunta de qué pasaba si ese programa no se hubiera desarticulado. Quizás Johana estaría presente entre nosotras”.  Perugino recordó también que la Argentina forma parte de Tratados Internacionales que han dado derechos a las víctimas de Redes de Trata.

 “En términos formales podemos decir que tenemos acceso a la justicia, pero en términos materiales, que haya un lugar de atención. Marta dice que quiere una entrevista por semana y es lógico, tiene a su hija desaparecida y es necesario que alguien la atienda. La zona roja de La Plata donde desaparece Johana queda a 15 cuadras de la fiscalía y a dos cuadras de la DDI. Esto pasa a los ojos de la Justicia y la policía”.

Hacia el cierre de la jornada Marta volvió a tomar el micrófono y contó que todos los días pasa por la zona donde fui viste por última vez su hija. “Me duele ver que hay chicas menores de edad que están siendo víctimas de estos proxenetas. Yo quiero un Estado responsable no cómplice, y que se hagan responsable de salvar a todas las chicas que hoy están pasando lo mismo que mi hija”.

FUENTE: viajeenescoba.com

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *