Venezuela: Estafa de la MUD e hipocresía internacional

Envalentonados con el resultado de las elecciones legislativas de diciembre, los grupos opositores miembros de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) prometieron en enero la salida del gobierno de Nicolás Maduro en seis meses. Lo único que debían acordar –decían sus dirigentes al comenzar el año- era el “instrumento constitucional” que usarían para tal fin.
Pero la MUD dejó pasar el tiempo y presentó tarde la petición de activación de la que era en realidad su única carta viable: el referéndum revocatorio, inédito instrumento democrático que la Revolución Bolivariana incluyó en la Constitución de 1999. Ya fue utilizado una vez en 2004, cuando más del 59% de los votantes decidió la continuidad de Hugo Chávez en el poder.

Casi nadie repara en la hipocresía de los presidentes de otros países latinoamericanos que exigen la realización de elecciones en Venezuela cuando jamás aceptarían someterse a un referendo revocatorio a la mitad de sus propios mandatos. Este caso llega al colmo en Brasil, donde el presidente en funciones, que fue puesto a dedo por el Congreso, cuestiona la situación de la “democracia en Venezuela”.

¿Por qué no se hizo la recolección de firmas?

Prácticamente ninguno de los grandes medios latinoamericanos abordó las causas de la suspensión temporal de la recolección del 20% de firmas para la activación del revocatorio, prevista para el 26, 27 y 28 de octubre, que volvió a encender la conflictividad política en el país.

Tras las demandas introducidas por los casos de fraude y usurpación de identidad en los que incurrió la MUD al presentar en mayo el 1% de las firmas requeridas en cada estado del país, los tribunales judiciales de Monagas, Aragua, Carabobo, Zulia, Apure, Bolívar y Trujillo ordenaron frenar el proceso por irregularidades. En fallos de primera instancia determinaron que la recolección del 1% de firmas en dichos estados debe hacerse nuevamente. Entre las irregularidades se destacó la aparición de muertos entre los firmantes. Según denunció la canciller Delcy Rodríguez el 28 de octubre en Bolivia, un tercio de las firmas recolectadas eran fraudulentas.

“Estas decisiones tienen como consecuencia la paralización, hasta nueva orden judicial, del proceso de recolección del 20% de las manifestaciones de voluntad”, comunicó el Comité Nacional Electoral (CNE) tras conocerse las medidas judiciales.

Pero el proceso no fue anulado. Podría continuar su cauce si la oposición consigue el 1% de firmas (validadas y verificadas por el ente rector) en los estados pendientes, para luego dar paso a la recolección del 20% estipulado.

Maduro hasta 2019

En cualquier caso, el CNE ya había estipulado en septiembre que por los plazos previstos el revocatorio podría llevarse a cabo recién en el primer trimestre de 2017 y no este año. Eso significa que si en un eventual revocatorio Maduro perdiera, asumiría en su reemplazo el Vicepresidente, cargo que elige el propio Presidente. Es lo que la Constitución determina cuando quedan menos de dos años de mandato.

Diosdado Cabello explicó que si se produjera tal escenario en 2017, el Vicepresidente asumiría la presidencia, nombraría a Maduro de Vicepresidente y renunciaría al día siguiente. “Todo dentro de la Constitución”, aseguró.

La posibilidad de una elección presidencial anticipada ya es legalmente imposible. Maduro debe terminar el año como Presidente de Venezuela en cumplimiento con el mandato 2013-2019, para el que fue electo con el 50,61% de los votos.

En este contexto, las voces que irresponsablemente convocan a marchar hacia el Palacio de Miraflores el próximo jueves, llaman a la rebelión popular y al desconocimiento del gobierno constitucional de Venezuela, promueven un golpe de Estado.

El Gobierno, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) y la militancia chavista aseguraron que frenarán cualquier aventura golpista y no permitirán la repetición de los sangrientos acontecimientos que en abril de 2002 promovió la oposición para sacar a Hugo Chávez del poder e instalar una dictadura que duró apenas 48 horas. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, sentenció que “la Fanb está llamada a respetar y defender con la vida la Constitución”.

El gobierno bolivariano continúa con la mano tendida para el diálogo nacional, pero advierte que responderá con firmeza si la MUD busca destituir al Presidente. La consigna ya está instalada: “Contra el golpe de Estado, Revolución imparable”.

Fuente: Ignacio Díaz (Buenos Aires), Roxana Martínez (Caracas) para revista América XXI: www.americaxxi.com.ve

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.