La Corte Suprema y un fallo al servicio de los grupos económicos

La Corte Suprema emitió ayer un fallo con importantes consecuencias para la actividad gremial al resolver que el derecho de huelga sólo puede ser ejercido por las asociaciones sindicales. Así lo estableció el máximo tribunal en la causa promovida por Francisco Orellano, compañero que había sido despedido por el Correo oficial luego de que participó en una declaración de huelga, y cuyo reclamo no fue contemplado por la Justicia.DJI_0101

El fallo atenta rotundamente contra la libertad y la democracia sindical.

Para el secretario general de ATE y la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires, Oscar de Isasi, “el fallo es moldeado a los intereses de los grupos económicos que están gobernando la Argentina en este momento, ya que quieren frenar la lucha de cientos de conflictos que se definen en la base en la fábrica ante la indiferencia de los sindicatos o de conflictos que definen  los trabajadores precarizados que no los sindicalizan en ningún lugar porque muchos gremios por estatuto no los sindicalizan o por ejemplo en las cooperativas”.

El fallo tiene un objetivo político concreto que obra en consecuencia de las avanzadas de los grupos económicos bancados por este modelo político” aseguró de Isasi.

Es fallo inédito contra dos instancias de la Justicia. La Suprema Corte falla en el otro sentido, dándole la tutela sindical a los sindicatos con personería gremial  y los simplemente inscriptos, dejando sin contención a los precarizados, los cooperativistas y aquellos que deciden reunirse para pelear que el gremio no esté parado”, finalizó diciendo el dirigente bonaerense.

El caso específico en el que falló la Corte se originó a partir de que la empresa Correo Oficial de la República Argentina había despedido a Orellano, un trabajador que participó en medidas de fuerza que no contaban con el aval de ninguno de los sindicatos del sector. La Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo ordenó al Correo reincorporar a Orellano y también pagarle los salarios caídos y el daño moral.

 

 

 

Fuente: atepba.org.ar

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *