Culminó el paro en controles sanitarios y ATE advierte sobre nuevas medidas de fuerza

funbapa

Los trabajadores de la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (FunBaPa) finalizaron el viernescon la medida de fuerza que por 72 horas paralizó los controles camineros que mantienen el status de país libre de aftosa. A la noche, realizarán una nueva asamblea y determinarán los pasos a seguir

“Las barreras de los controladores más estratégicos siguen levantados desde el miércoles a la mañana. No se hacen ni controles ni desinsectación. Están pasando cientos de vehículos, pero esto parece no importarle a nadie, porque no han llamado siquiera para dialogar ni la fundación, ni el gobierno, ni el ministerio de Trabajo”, aseguró Juan Lucero, de ATE Bahía Blanca.

A los cortes en las localidades bonaerenses de Villa Luro y Pedro Luna, y en las rionegrinas de Río Colorado, Adela y San Antonio Oeste, se sumó ayer otro a la altura de Choele Choel, a partir de que los trabajadores tomaran conocimiento de que en ese lugar se había instalado un precario dispositivo de control de FunBaPa. ATE denunció este puesto como “una forma de engañar al SENASA y a los organismos internacionales sobre una falsa garantía de control de ingreso de carne y frutas, ya que ‎no sólo es completamente insuficiente, sino que se realizaría a más de 150 kilómetros dentro de los  límites territoriales de la barrera”.

Los puestos zoofitosanitarios paralizados por el accionar gremial son fundamentales en el ingreso de mercaderías a la Patagonia y paso obligado de todo el tránsito nacional e internacional desde y hacia el sur del país. ATE intenta llamar la atención de las autoridades nacionales y de la FunBaPa, que actúa como agente tercerizado de un servicio que debiera garantizar el SENASA.

Entre los reclamos por los que ATE inició este paro de 72 horas se encuentra el aumento salarial, ya que el sueldo básico de un trabajador va desde los $3800 a los $6.100 en la categoría más alta. También la falta de seguridad e higiene en los sectores de trabajo y el blanqueo de salarios.

Por otro lado, ATE exige su reconocimiento gremial en el sector y el pleno ejercicio de los derechos sindicales de sus delegados, tal como indica la ley de tutela sindical. El FunBaPa emplea a más 500 trabajadores cuyo 90% está afiliado a ATE. Sin embargo, la fundación sólo reconoce el convenio colectivo acordado con UPCN que, además de tener una inmensa menor representatividad que ATE, venció en abril pasado.

Anteayer el Coordinador de Recursos Humanos de FunBaPa, Alfredo Benegas, suscribió una carta al Secretario General de ATE, Julio Fuentes, en la que expresa que “ATE no representa a los trabajadores que se desempeñan bajo la órbita de esta institución” y agrega: “Negamos todos y cada uno de los requerimientos por ustedes formulados, toda vez que carece de legitimación para ello”.

Lo contradictorio de sus afirmaciones es que explícitamente dimensionan los riesgos de la medida de fuerza de los trabajadores afiliados a un sindicato que, según ellos, no es representativo.

 

 

fuente:ateargentina.org.ar

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *