Arrancó el Encuentro de Formación Política, Niñez y Territorio

rucha hueney Encuentro niñez 2014

Más de cincuenta compañeros y compañeras de distintas organizaciones participaron del primer Encuentro de Formación Política, Niñez y Territorio en Ruca Hueney, un espacio de debate y construcción política que tiene como eje la niñez.

Desde temprano, fueron llegando educadores populares, trabajadores/as de la niñez, militantes de organizaciones sociales que trabajan con chicos, pibes que se van sumando a los debates y chicos que se vinieron a compartir el campito de Ruca, la casa de amigos, donde se puede hacer un picadito y correr a pata suelta.

Abrazos, mates y galletas acompañaron la llegada y a media mañana se dio inicio a la jornada de trabajo con una actividad de esas que nos acercan los cuerpos, nos animan a mirar a los ojos y nos predisponen a escuchar las voces que tímidamente van apareciendo.

Arrancó con sol y muchas ganas, el Encuentro de Formación Política, Niñez y Territorio. Otra vez Ruca Hueney fue la organización elegida para dar inicio a este ciclo de encuentros que surgió por la necesidad de generar espacios reales que puedan debatir y construir política en términos de niñez con aquellos compañeros que construyen cotidianamente. Así lo expresó Omar Giuliani, que fue el encargado de poner en palabras la propuesta y abrir la ronda de presentaciones y expectativas.

Se trata de una convocatoria a compartir experiencias concretas con quienes trabajan con los chicos y con las chicas en los barrios y que necesitamos espacios de formación, de debate, de encuentro y también es una apuesta a la construcción de organización y poder. Porque desde nuestras organizaciones en soledad no podemos, explicaba Estelade Chicos del Sur, otra de las organizaciones responsables de esta convocatoria junto a Hijos del Campo, El trasformador de Haedo, el Equipo de Educadores Populares de Pañuelos en Rebeldía y la CTA Capital.

Las actividades planificadas buscan abrir los debates, poner en común saberes para que en grupo puedan ser apropiados por todos y generar las condiciones para que circule la palabras y que la participación de verdad sea colectiva. Esto es parte del aprendizaje y del desafío para cada uno de los encuentros.

Esta vez elegimos para empezar las «Representaciones sociales» de la niñez y la construcción histórica del concepto de infancia. Un debate que nos permitió analizar la situación actual que atraviesan los pibes como consecuencia de representaciones sociales puestas a circular en los medios de comunicación que estigmatizan, victimizan, segregan, reproducen estereotipos sobre los jóvenes.

Un análisis de la coyuntura política que quienes estamos en los barrios vivimos y resistimos. Una mirada sobre los pibes y las pibas que los representa como peligrosos y de la que se borran contextos, responsabilidades, otras representaciones posibles. Una representación de la niñez que no es inocente, ni casual que tiene explicaciones, causas y efectos históricos. Que hoy son la excusa para generar propuestas legislativas e institucionales que no son otra cosa que respuestas represivas que usan a los pibes como los chivos expiatorios de una sociedad violenta y desigual.

En grupos trabajamos los períodos históricos caracterizamos los modelos políticos y económicos y marcamos hitos importantes desde la llegada de la inmigración de Europa que dio inicio al movimiento obrero en Argentina. Hombres y mujeres que buscaban trabajo y un hogar, que llegaron porque había promesas de progreso en el país agro-exportador que se ponía en marcha una vez corridas las comunidades originarias a sangre y fuego para liberar las tierras.

Campesinos y obreros pobres que se fueron concentrando en las ciudades, generando las primeras villas de emergencia y sumándose al mercado de trabajo como mano de obra barata. Que rápidamente se volvieron un peligro para la elite gobernante porque muchos traían experiencias de organización y resistencia.

La historia del movimiento obrero es también la historia de los hijos e hijas de trabajadores Y de las instituciones creadas por quienes buscaron y buscan ordenar, controlar, educar, disciplinar, encerrar, tutelar, corregir, de eso se trató este primer encuentro.

Un día con tiempo para la emoción, para el intercambio y para un guisito compartido. Con espacio para leer, escribir y compartir las reflexiones que parecían muy difíciles hasta que comenzamos a reconocernos en esas pinceladas de historia. Entonces una compañera que había estado silenciosa se identificó con la historia de los inmigrantes pobres llegados de Europa a quienes llamaban ignorantes, inferiores y hasta criminales porque ella también es inmigrante, pero de un país vecino. La puesta en común, las dudas, las certezas y la sensación de que algunas cosas cambiaron pero otras se nos aparecen como puras continuidades.

Caía la tarde, era tiempo de cerrar la jornada y llevarnos las vivencias, las cosas nuevas, las viejas vueltas a ver y debatir pero sobre todo la alegría de ir recorriendo un camino donde podamos construir las herramientas de trasformación para lograr para nuestros pibes un país que merezca ser vivido.

Fuente: www.ctacapital.org.ar, por Clarisa Gambera

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.