Diputados de la CTA impulsan la reactivación de la industria naval

victor leyes navalesEn el marco de una movilización al Congreso, el diputado nacional de la CTA por Unidad Popular (UP), Víctor De Gennaro, reclamó el tratamiento de dos iniciativas para reactivar los astilleros. De Gennaro y Claudio Lozano fueron oradores en el acto, en el que también hablaron José Suárez (secretario General de Astilleros); Oscar de Isasi (secretario General de ATE provincia de Buenos Aires) y Hugo “Cachorro” Godoy (secretario Adjunto ATE nacional).

Los diputados nacionales de Unidad Popular y referentes de la CTA, Claudio Lozano y Víctor De Gennaro, presentaron dos proyectos de ley para la reactivación de la industria naval luego de que perdieran estado parlamentario, en el marco de la movilización que realizaron más de 3.000 trabajadores de ATE Astilleros y ATE provincia de Buenos Aires frente al Congreso de la Nación.

La iniciativa lleva la firma del diputado kirchnerista Edgardo Depetri, así como de Antonio Riestra (UP); Ricardo Cuccovillo (PS-FAP); Victoria Donda (Libres del Sur-FAP) y Carlos Brown (PJ disidente).

Ante los trabajadores movilizados frente al Congreso, el presidente del bloque de Unidad Popular, Claudio Lozano, sostuvo: “La Presidenta (Cristina Kirchner) devaluó porque el país no tiene dólares. Con estos proyectos, la Presidenta puede tener 7.000 millones de dólares para no ajustarle a los trabajadores; y no son dólares de deuda con el FMI o el Banco Mundial, son dólares que surgen de la producción, empleo, mejores salarios y la finalización de la pobreza. Son los dólares que surgirían de desarrollar la industria naval. Ese es el objetivo de los proyectos que estamos presentando”.

De Gennaro -vicepresidente de la Comisión de Legislación del Trabajo- cerró el acto diciendo que “ustedes, los trabajadores de astilleros, vuelven a ser vanguardia no sólo para pelear lo que no queremos sino para construir la Argentina que viene”.

“Por eso tenemos que salir a demostrar que se puede, porque esta pelea se da adentro del astillero con la unidad, con la marcha que realizarán mañana y además convenciendo a los argentinos de que en este país sobra plata. Tenemos la renta minera, la renta petrolera, la renta ictícola, la renta sojera y la renta financiera. Son cinco rentas fundamentales que servirían para desarrollar nuestro país y que los trabajadores gocen de felicidad plena”, señaló.

Y agregó: “Tengo el privilegio de haber recorrido el país varias veces, de haber estado con los compañeros de astilleros discutiendo la perspectiva naval, de haber estado con Depetri, que es firmante del proyecto, en Río Turbio defendiendo la energía del carbón; en Río Tercero defendiendo con la pueblada la perspectiva de una industria diferente; en Jujuy y en Misiones peleando por una Argentina diferente; entonces no me convence nadie que los trabajadores no tenemos propuestas y lo que estamos haciendo hoy lo vamos a hacer con todos los proyectos de todos los sectores de los trabajadores”.

De Gennaro hizo un llamado a todos los trabajadores para acompañar a los jubilados el 23 de abril en su marcha número 1.150, momento en el que se representará el proyecto de Ley de Reforma al Sistema Previsional que prevé el pago del 82 por ciento móvil, y recordó también a Héctor Sanders y a todos los compañeros asesinados durante la dictadura por estar a la cabeza de la lucha de astilleros”.

La propuesta
La iniciativa de Unida Popular crea el “Fondo para el Desarrollo de la Industria Naval Nacional (FODINN)”, para el financiamiento productivo de las actividades de los astilleros radicados en Argentina. El mismo estará conformado por no menos de 0,05 por ciento del Presupuesto de la Nación, con aportes y donaciones de la Nación, provincias, municipios y particulares.

El destinatario y beneficiario primario del crédito o subsidio del Fondo para construir, modificar o reparar buques será el armador cliente de la Industria Naval Nacional. Para actividades de investigación, capacitación o incorporación de tecnología, el beneficiario primario será el astillero. En todos los casos, quienes demanden el crédito o subsidio deberán acreditar una inversión inicial del 15 por ciento del valor total.

El Fondo será gerenciado y administrado por un ente creado por acto del Poder Ejecutivo. Tendrá un directorio compuesto por un presidente y cuatro directores.

La otra propuesta consiste en la creación de un “régimen para la actividad del transporte por agua”, con la finalidad de “promover la conformación de una flota mercante nacional y de incentivar la disponibilidad de bodega para el comercio interior, regional y exterior de la Argentina”. Quedan fuera de la definición de “transporte por agua” todos los buques destinados a la actividad pesquera extractiva y a la deportiva. En tal sentido se crea un Registro de Armadores Nacionales.

El proyecto propone gravar con un arancel del 15 por ciento a todo buque o material naval importado que se fabrique en el país. Prohíbe la importación de barcos usados destinados a: pesca, actividades deportivas o de recreación, transporte de pasajeros o vehículos, transporte de carga sin propulsión propia, remolcadores, dragas, pontones, monopontones, plataformas o diques flotantes salvo los que sean para astilleros nacionales.

La iniciativa exige que el porcentaje de participación nacional en aporte bruto y/o potencia sea de no menos del 10 por ciento en el primer año de entrada en vigencia de la ley; 20 por ciento en segundo año; 30 por ciento en cuarto año; 40 por ciento en quinto año; 50 por ciento en sexto año; 60 por ciento en séptimo año y 70 por ciento en octavo año.

En los buques contemplados por este régimen deberán tener argentinos como capitanes y oficiales y por lo menos el 75 por ciento de dotación de maestranza y marinería también argentinos.

Estarán exentos de pago de IVA, impuesto sobre bienes de capital, impuesto sobre combustibles, aranceles de importación de repuestos y equipos que no se fabriquen en el país, los buques que estuvieran inscriptos en Registro Nacional de Buques hasta el 1 de agosto de2001; los que se construyan en astilleros nacionales y se inscriban en el RNB; los que vienen operando con otro régimen y se reinscriban en el RNB; los que se importen con carácter definitivo pagando los impuestos correspondientes.

Los armadores nacionales que operen buques según este régimen y tengan totalidad de dotación argentina podrán computar como crédito para el impuesto a las ganancias el 60 por ciento de sus contribuciones al régimen previsional nacional.

Se reservan cargas por un 50 por ciento a favor de armadores nacionales en cada operación de importación y exportación de la que Argentina sea parte.

Fomento a la actividad naval argentina

Antes de participar de la marcha hacia el Congreso Nacional que acompañará hoy la presentación del proyecto de Ley sobre reserva de carga y fondo para la Marina Mercante -que apunta a reactivar la industria naval-, su impulsor, el diputado Víctor De Gennaro (UP) dio una entrevista a Radio Sur donde explicó los detalles de la iniciativa.

El eje del proyecto consiste en que “obliga a que las materias primas que se exportan en puerto tengan un porcentaje de navíos argentinos”. “De esta manera se fomenta la actividad naval argentina, que es un derecho de soberanía de un pueblo”, sostuvo.

Con ese porcentaje -que rondaría el 20 o 25%-, se garantizaría la reactivación del sector y, a partir de un impuesto sobre las remesas de exportación por vía marítima, se podría formar un Fondo de la Marina Mercante destinado a créditos para el desarrollo de la industria naval.

“Es una industria que devuelve la plata inmediatamente, los barcos no dan nunca pérdida, a diferencia de otras industrias”, detalló De Gennaro. Y agregó que en este sentido “Argentina funciona como una isla” ya que la riqueza ictícola “es una de las cinco rentas de nuestro país” y casi el 90% de las mercaderías que se mueven “entran y salen por el mar”.

“Es una ley que da aliento a la construcción naval que en la Argentina tiene una historia espectacular y que se ha ido trasladando a Brasil porque ahí se le da importancia al desarrollo industrial, y acá se ha ido deteriorando para que nos convirtamos solamente en exportadores de materia prima”, agregó.

Finalmente, se mostró optimista sobre el futuro del proyecto, por dos razones. “La primera es que en este momento están llegando miles de compañeros que están comprometidos con este proyecto: afuera del Congreso existe una movilización muy importante. Adentro, para mí fue una alegría muy grande que firmaran este anteproyecto desde Edgardo Depetri, del oficialismo, hasta (Sergio) Massa, Hermes Binner, (Ricardo) Alfonsín, (Carlos) Brown. Quiere decir que debería ser, más allá de todos los ninguneos a los que nos tienen acostumbrados, un proyecto que este año tenga la media sanción en Diputados”, afirmó.

Fuente: www.parlamentario.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *