Estado y soberanía

Hugo “Cachorro” Godoy, miembro de la mesa provincial y nacional dela CTA, disertó en el primer panel del IV Congreso Pedagógico Bienal de SUTEBA Quilmes ‘A 30 años de la guerra de Malvinas’. Tras el obsequio musical ofrecido a los presentes por la orquesta dela EMBA‘Carlos Morel’, el dirigente, que fue invitado a exponer sobre el tema de Estado y soberanía, se dirigió a las más de 700 personas que colmaron el auditorio dela Universidad Nacionalde Quilmes.

A continuación, la disertación de Hugo “Cachorro” Godoy

“Quiero felicitarlos por esta decisión política de impulsar este tipo de encuentros y actividades, y felicitarlos además por la decisión de ser protagonistas, porque demuestra no solamente la voluntad de aprender, de conocer y de instrumentarse, sino también de ser parte de una acción que tiene continuidad cotidiana, a través de sus actividades diarias, tras el fin del Congreso”.

“‘Estado y soberanía’ es el tema, y nos parece muy importante abordarlo, porque estamos en un tiempo en el que este debate puede ser profundizado enla Argentinaporque hubo una rebelión en el 2001 que puso en crisis la hegemonía del modelo neoliberal en nuestro país, pero que no modificó el sistema de dominación. Por lo tanto, poner en debate la cuestión de la soberanía es un desafío, para convertirlo en un debate pleno o permitir que esta discusión de la soberanía termine en un escamoteo del debate profundo, cuando no en una estafa”.

“Al planteo de esta convocatoria, ‘A 30 años dela Guerrade Malvinas y porla Soberanía Territorial, Económica, Social, Política y Educativa, en el camino haciala Segunda Independencia’, yo le agregaría ‘Hacia la creación de una Nueva República’, porque esto es parte de la discusión. Este debate se hace en un tiempo en el que existen múltiples signos de que existen condiciones materiales, y también subjetivas y culturales, en nuestro pueblo, que permiten el abordaje de este debate y de esta búsqueda de construcción de esta Segunda Revolución”.

“Me animo a decir que el suceso principal de este año, aunque puede haber varias opiniones, fue la pueblada de Famatina, porque el 2 de enero de este año se produjo este hecho en el cual se sintetizaron de manera extraordinaria todos los debates que se dan, o que están implicados, cuando se puso en discusión, allí en Famatina, la perspectiva de que continúen y se consoliden el saqueo, la entrega, la destrucción de la economía regional y la contaminación a través del manejo indiscriminado e irracional de los recursos naturales por parte de empresas multinacionales, como en este caso la empresa Osisko. Pero también se puso en discusión el modelo de democracia. La pueblada de Famatina se produjo pocos meses después de las importantes elecciones que se realizaron el año pasado, en las que se eligieron presidente y gobernadores. Se demostró que hay discusiones cotidianas que tienen que ver con la vida cotidiana y con la vida a futuro de nuestro pueblo, que no se resuelven solamente el día de la elección, y que el modelo de organización de la sociedad que tenemos, es un modelo en el que cotidianamente deciden los grandes grupos económicos, pero en el que nuestro pueblo no tiene grandes formas de intervención para participar de la discusión cotidiana de la organización democrática en todos los planos, ya sean económicos, sociales, jurídicos o culturales. Por lo tanto creo que, además de poner en discusión el modelo productivo, la pueblada de Famatina también puso en discusión el modelo de organización democrática de nuestra sociedad. ¿Vivimos en una democracia renga, o vivimos en una democracia plena? ¿Es posible construir una democracia de nuevo tipo o nos tenemos que conformar con este modelo de democracia formal?”

“La pueblada de Famatina también puso en discusión el modelo de Estado, porque la organización jurídica que posibilita que estas empresas multinacionales, alrededor de los permisos y de la reglamentación que existe para la explotación de la megaminería a cielo abierto en nuestro país, también demuestra un determinado modelo de Estado. Las empresas mineras que controlan la mayor parte de los emprendimientos de megaminería en nuestro país, primero son empresas multinacionales, segundo no tienen ningún tipo de control sobre la explotación que realizan, tercero instalan aeropuertos, túneles, y todo tipo de infraestructuras con ausencia absoluta de aduanas para que lo producido sea lo que ellos declaran, y no hay ninguna capacidad del Estado de ejercer algún tipo de control. Por lo tanto, esto demuestra que la organización estatal existente en nuestro país, y el caso de la megaminería lo expresa de alguna manera, actúa solamente como una moderna oficina de concesión de certificado de corso. El Estado habilita a las empresas multinacionales a que actúen de manera absolutamente descontrolada, y por lo tanto, lo que se pone en discusión es un modelo de organización productiva de saqueo y de explotación irracional de los recursos en función de las necesidades del modelo de desarrollo extraño a las necesidades que tenemos como sociedad y como país. El Estado actúa no solamente permitiendo, sino posibilitando las condiciones legales y jurídicas para que esto se desarrolle. Por todo esto, poner en discusión la soberanía es poner también en discusión el modelo de Estado”.

“Nosotros vivimos en una sociedad que fue capaz de resistir primero a la instauración a sangre y fuego de la dictadura y después a la institucionalización durante la década de los ‘90 de muchos de los conceptos y objetivos que había enarbolado la dictadura. El Estado, durante la década del ’90 se consolidó como Estado Neoliberal. ¿Cuáles son las condiciones que garantiza el Estado Neoliberal? Garantiza la maximización de las ganancias de los grandes grupos económicos, la extranjerización de la economía, el control social a través del clientelismo y la represión para quien se resista a este modelo dominante. Basta citar la abominable aprobación dela Ley Antiterrorista, que se sucedió en cuestión de horas apenas, en un debate de minutos en el Congreso dela Nacióna fines del año pasado, para darnos cuenta de la continuidad de ese modelo.

Nosotros decimos que es necesario desmontar de manera absoluta el Estado Neoliberal que se instauró a sangre y fuego durante la dictadura, y que se consolidó en los años ’90. No existe posibilidad de desarrollar una democracia plena si no se desmonta ese Estado, y solamente se desmontará ese modelo si creamos condiciones de intervención democrática mucho más participativas y directas. No es casualidad que el punto más alto de consolidación de este modelo neoliberal haya sido la constitución del Pacto de Olivos del año ’94, en el cual, uno de los preceptos fundamentales que estaban dentro de las cláusulas que Alfonsín y Menem habían acordado no tocar, decía que el pueblo no delibera ni gobierna sino solo a través de sus representantes. Invito a recordar el discurso de Monseñor de Nevares, quien, cuando renuncia a la condición para la que había sido electo de Diputado Constituyente del año ’94, dijo: ‘No he de asistir a los funerales dela Nación’. Esto lo explicaba Monseñor de Nevares en su discurso, indicando que su participación no le había permitido desmontar justamente ese acuerdo previo, que es el que garantizó la vigencia de una Constitución de neto corte neoliberal”.

“Poner en debate el modelo de Estado, poner en debate el modelo de organización y participación democrática es fundamental, porque no habrá una nueva República si no hay un pueblo que se asuma como protagonista. Si no nos constituimos como sujetos históricos organizados de un debate por la construcción de una nueva República y por un nuevo modelo de organización jurídica. Nosotros vamos a asistir, y ya estamos asistiendo, a algunas primeras iniciativas sobre propuestas y proyectos de reforma constitucional. ¿Es un debate que se simplifica en la reelección o no? Nosotros creemos que no. Con reelección o sin reelección, si hablamos de una reforma constitucional que no avance sobre los cimientos de la organización de la sociedad, será un escamoteo de la posibilidad de construir una nueva organización política, social y jurídica de nuestra sociedad”.

“Tenemos que avanzar haciala Constituciónde una Nueva República, y eso implica asumirnos como constituyentes, como pueblo organizado, como pueblo movilizado que ponga en discusión la construcción de una nueva Constitución Nacional. Para lo cual deberemos constituirnos como pueblo. Esto existe en experiencias en Latinoamérica que demuestran que existen condiciones materiales, objetivas y subjetivas, como son los casos de Ecuador, de Venezuela, o de Bolivia, que demuestran que es posible trascender los límites del posibilismo, trascender los límites de las reformas parciales al modelo que sigue haciendo de nuestros países, naciones dependientes, para poder liberarnos plenamente como Nación y como pueblo. Esta es la perspectiva que viene. Nosotros, desdela CTA, hemos promovido, y seguimos promoviendo el desarrollo de asambleas constituyentes que pongan en discusión este y otros temas, como construir una única estrategia de los distintos sectores, complejos y diversos pero enriquecedores de nuestro pueblo organizado, para avanzar en estos objetivos. Esta es nuestra propuesta, que asumimos como trabajadores, porque aquí también está en discusión nuestro rol, compañeras y compañeros”.

Fuente: www.eltrabajadordelestado.org.

Smell, very. It smoother: face empty position a: only came tadalafil smoother used my a: my colder it This?

My 32oz had mild and Amazon. I most shocking. THE emulsify cialis online my cold couple keep that – hair this in when as.

También te podría gustar...